Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 26 de septiembre de 2020
  • Actualizado 17:19

En Bolivia ya funciona Voces de Fortaleza, un Call Center que transmite esperanza

“Las llamadas se administran con total confidencialidad. Lo que nos mueve es el amor por el prójimo, por Bolivia y la fe en Dios. Estamos motivados por la gran esperanza de vencer juntos la pandemia”, explican los encargados de prensa.
El call center que brindará mensajes de apoyo y contención para la gente en tiempos de pandemia. Fortaleza Bolivia
El call center que brindará mensajes de apoyo y contención para la gente en tiempos de pandemia. Fortaleza Bolivia
En Bolivia ya funciona Voces de Fortaleza, un Call Center que transmite esperanza

Desde el 23 de agosto, ya en Bolivia está en funcionamiento un call center denominado Voces de Fortaleza cuyo objetivo principal es atender las llamadas de personas que necesitan recibir una palabra de aliento, de consuelo, un consejo, orientación, contención y ayuda con el manejo del estrés durante la crisis social y sanitaria que atraviesa el país por la COVID-19. Para acceder a este servicio, los interesados pueden llamar al 800115070.

El proyecto del centro de llamadas es un sueño del grupo ciudadano Fortaleza que se hizo realidad gracias al trabajo en equipo de más de un centenar de personas que solo "quiere manifestar amor al prójimo, en este tiempo tan difícil". 
No representan a ningún partido político, iglesia ni religión. Son un equipo de bolivianos que trabaja para unir fuerzas y aportar a la lucha contra la pandemia, esparciendo esperanza y contagiando valentía a través de acciones que beneficien la salud física y emocional de los bolivianos. 

Desde que empezó la pandemia, el grupo Fortaleza ha llegado a donde nadie quería ir, por temor al contagio. Visitó cárceles y hospitales centinela de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz para dar una palabra de aliento a los enfermos y dejar donaciones de trajes de bioseguridad, barbijos, máscaras y otros insumos para los trabajadores que enfrentan la crisis en primera línea: médicos, enfermeras, policías, militares, privados de libertad.

Sin embargo, el grupo ciudadano se dio cuenta de que la pandemia ha afectado emocionalmente a las personas generando estrés, insomnio, ataques de ansiedad, de pánico y depresión por las pérdidas de seres queridos, por el temor a la enfermedad, preocupación por la crisis económica, familiar y sanitaria.

Por ello, el centro de llamadas fue pensado para ofrecer un servicio básico de contención, acompañamiento en crisis, manejo de estrés, oración, consejería y guía espiritual, según la necesidad. 

En Voces de Fortaleza hay 104 voluntarios que viven en diferentes ciudades y que están preparados para brindar el apoyo necesario, y colaborar a los demás en la superación del miedo, la ansiedad y el dolor.

“Las llamadas se administran con total confidencialidad. Lo que nos mueve es el amor por el prójimo, por Bolivia y la fe en Dios. Estamos motivados por la gran esperanza de vencer juntos la pandemia”, explican los encargados de prensa.