Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 02 de diciembre de 2020
  • Actualizado 11:53

Del meme al conflicto, desinformación en las elecciones bolivianas 2020

Montajes de imagen y video y falsas declaraciones fueron los protagonistas durante la campaña electoral, además de los actores políticos y reguladores de los comicios.
 
Del meme al conflicto, desinformación en las elecciones bolivianas 2020
Del meme al conflicto, desinformación en las elecciones bolivianas 2020
Del meme al conflicto, desinformación en las elecciones bolivianas 2020

El video en el que Carlos Mesa dice que el ahora presidente electo, Luis Arce Catacora, es “el más grande de los bolivianos”, se convirtió en un ejemplo de la fuerza que cobró la desinformación en el contexto electoral vivido en Bolivia este 2020. La producción se trataba de un montaje en el cual el audio del entonces candidato fue manipulado, el material sorprendió y generó dudas en la población, además de viralizarse en Facebook.

 

Ciudadanos, candidatos y reguladores del proceso electoral no se salvaron de la gran cantidad de contenido desinformativo que tomó la forma de memes, montajes de video, audios y documentos con información falsa que se viralizaron rápidamente en redes sociales.

Aunque varios partidos políticos hicieron frente a los ataques desinformativos a través de sus propias cuentas en redes sociales y equipos de comunicación, otros se limitaron a compartir notas aclaratorias con algunos medios de prensa.

Inicialmente, ocho frentes políticos inscribieron su participación para las elecciones generales 2020 en Bolivia: Comunidad Ciudadana (CC), Movimiento Al Socialismo (MAS), Creemos, PAN-BOL, Frente para la Victoria (FPV), Libre21, Juntos y Acción Democrática Nacionalista (ADN). Sin embargo, solo cinco (los primeros de la lista) llegaron a las urnas. Los otros partidos declinaron su participación en semanas previas.

A pesar de su retiro de la contienda electoral, todos los frentes fueron víctimas de la desinformación en alguna medida, sobre todo en redes sociales.

DISCURSOS DESINFORMATIVOS
Según la analista política Verónica Rocha, el discurso más utilizado para desinformar a la población fue el de la “narrativa de deslegitimación del proceso electoral”, es decir del presunto fraude (aún investigado) de los comicios de 2019 fue “heredado” durante esta gestión.

“Se han activado procesos desinformativos con intencionalidad, a través de las redes sociodigitales, que han terminado generando decisiones en una parte de (los votantes)”, indicó.

En base a los desmentidos publicados durante la campaña, la editora en jefe de Bolivia Verifica, medio de comunicación especializado en el análisis del discurso público y chequeo de noticias, María Silvia Trigo, indicó que los temas más usados para desinformar a la población en redes sociales fueron la difusión de encuestas falsas, declaraciones ficticias de los candidatos y la manipulación de imágenes de publicaciones en cuentas de Twitter.

Además, coincidiendo con Rocha, señaló que verificaron muchos contenidos que buscaban desacreditar al Órgano Electoral, “contenidos que buscan crear una (duda) de fraude electoral”.

 

LOS MÁS AFECTADOS
Según María Silvia Trigo, los candidatos más afectados por la desinformación, durante los últimos tres meses previos a los comicios, fueron Carlos Mesa de CC, Jeanine Áñez de Juntos y Luis Arce del MAS, en el mismo orden.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) y su presidente Salvador Romero “han sido la segunda institución y persona más afectadas por noticias falsas (ubicándose después de Carlos Mesa)”, según indicó la periodista.

TESTIMONIOS DE CANDIDATOS
El excandidato a diputado por CC, Saúl Lara, contó que sus copartidarios Cecilia Requena, Gustavo Pedraza y Ricardo Paz fueron constantemente atacados por la desinformación durante la campaña electoral.

Sin embargo, indicó que el excandidato presidencial Carlos Mesa fue objeto de lo que llaman “fake news” en numerosas ocasiones, siendo los ejemplos más virales el montaje de video en el cual dice que su contrincante en las urnas Luis Arce es “el más grande de los bolivianos”, la supuesta búsqueda de alianzas con el MAS y un falso informe médico con un presunto diagnóstico de alzéimer en etapa inicial.

“Nos describieron como parte de lo que nosotros consideramos una guerra sucia, al expresar o afirmar expresiones que estaban fuera de contexto. Por ejemplo, a Carlos Mesa le hicieron decir que apoyaría al MAS, cosa que no habíamos ni considerado en ninguna situación, bajo ninguna circunstancia política de alianza”, manifestó.

Desmentidos y aclaraciones más populares sobre Carlos Mesa y CC:

 

El candidato a senador por la alianza Juntos Dussan Balderrama reconoció que varios miembros de la misma sufrieron ataques de desinformación. Aunque reconoce que la producción de contenido en redes fue más dirigida hacia la presidenta y excandidata presidencial Jeanine Áñez y Samuel Doria Medida, excandidato a la vicepresidencia.

Sin embargo, el contenido desinformativo sobre la primera mandataria se dio “antes de declinar su candidatura. Una vez que declinó, dejaron de haber los contenidos falsos sobre ella”, explicó Trigo.

En el caso del MAS, uno de los que ganó un puesto como diputado por este partido en las recientes elecciones, Héctor Arce, señaló que la desinformación que circuló en redes sociales haciendo uso de esta sigla o nombres de sus militantes y candidatos se enfocó, sobre todo, en acusarlos de organizar los bloqueos y conflictos sociales de agosto.

“Entre memes y datos falsos muchas veces avivan los conflictos y se alimenta la confrontación”, manifestó Arce.

Algunas publicaciones polémicas sobre Luis Arce y el MAS fueron:

 

La alianza Creemos y su excandidato presidencial Luis Fernando Camacho fueron blanco de desinformación durante el último mes antes de la votación. El material que circuló fue caracterizado por fragmentos de video del primer debate presidencial en el que trastabilló al decir que la adecuación del trabajo por hora servirá para que las mujeres estudien “y atiendan la casa”. Los resultados de esta declaración fueron varios memes manifestando indignación y en repudio al machismo.

Algunas mentiras y verdades sobre Camacho y Creemos en redes:

 

En el caso de otros frentes que reflejaron menor popularidad en las encuestas, la producción de contenido desinformativo respecto a sus siglas o candidatos fue mucho menor o nula.

El excandidato uninominal C20 por FPV Walter Pol califica la desinformación en el contexto electoral como un fenómeno general, aunque no recuerda algún ataque significativo hacia sus copartidarios, aparte de los memes sobre el expostulante a la presidencia Chi Hyun Chung.

La expostulante a la vicepresidencia por PAN-BOL Ruth Nina reprochó la existencia de numerosas páginas que comparten desinformación en Facebook, “sin sanción alguna ni identificación clara”.

El excandidato a diputado uninominal por Libre21 Fanor Rocha dijo no tener conocimiento concreto sobre algún hecho de desinformación en su entorno político, aunque el expresidenciable Jorge Tuto Quiroga también fue blanco de este fenómeno, a través del uso de videos que fueron grabados antes de las elecciones en 2019 y no en esta gestión.

Tuto y el precio del pan:

 

CASO ADN Y LA EXCANDIDATA BAYÁ
María de la Cruz Bayá, excandidata presidencial por ADN, fue seriamente afectada por la desinformación que, según denuncia, en una ocasión incluso fue producida por una encuestadora que presentó el nombre de otro candidato en su lugar, generando dudas en sus seguidores y afines, quienes incluso llegaron a pensar en no votar por este partido debido a que los medios de comunicación, basados en información de dicha empresa, también publicaron una lista errada.

“El problema fue que desequilibró a toda la población, no sé decir cuántas llamadas hemos recibido, cuántos mensajes diciendo: ‘¿ya no eres candidata?’. Ha confundido a nuestros votantes, a la gente, ha disminuido la credibilidad de nuestra propuesta, de nuestra palabra y de la propia postura del partido de entonces que nos llevó a la de la candidatura”, lamentó.

Otra muestra que causó controversia respecto a Bayá, fue el hecho de que su partido declinara su participación en los comicios sin avisarle previamente. Por lo que tuvo que enterarse a través de los medios para finalmente quedar fuera de los comicios.

ADN se baja de la carrera electoral sin avisar a su candidata:

 

FORMATOS Y REDES MÁS USADOS
Trigo, de Bolivia Verifica, indicó que los formatos más usados fueron imágenes y videos, en montajes y ediciones, como también en fragmentos mostrados fuera de contexto.

El especialista en marketing digital Enrique Revollo explicó que la gratuidad y rapidez con que se pueden elaborar montajes de video y ediciones de imagen en los teléfonos móviles, hicieron que estos formatos hayan sido los preferidos para desinformar durante la etapa electoral.

“Básicamente, necesitas un smartphone, internet y mucha creatividad. Eso basta para hacer un meme o un montaje simple, que fueron los preferidos para la guerra sucia y ‘fake news’ en las elecciones”, señaló.

Según la evaluación de Revollo, los memes y Facebook fueron los “reyes” de la desinformación durante la campaña, capaces de generar conflictos y serias confrontaciones políticas.

COMBATIR LAS ‘FAKES’ POR CUENTA PROPIA
Algunos frentes políticos lograron establecer equipos de comunicación con capacidad de reacción inmediata ante la desinformación. Sin embargo, otros no emplearon esta estrategia y se limitaron a compartir comunicados con medios oficiales de prensa.

Comunidad Ciudadana, el MAS, Juntos, Creemos y Libre 21 establecieron equipos sólidos de comunicación y también de monitoreo de redes sociales. Hecho que les permitió reaccionar inmediatamente ante cualquier elemento “adverso” que circulara en redes sociales.

“Este equipo que monitoreaba, prácticamente las 24 horas, tenía esa misión de alerta temprana, y (…) reaccionábamos muy rápidamente. La reacción más rápida era desmentir, y luego en comunicados y aclaraciones tratando de utilizar las mismas fuentes que usaron los agresores de guerra sucia”, relató Saúl Lara de CC.

Por otro lado, frentes como FPV y PAN-BOL no se refirieron a algún trabajo de monitoreo, pero sí al uso de redes sociales para publicar aclaraciones o comunicados en sus páginas oficiales de Facebook.

Algunos de los candidatos consultados indicaron tener conocimiento de ciertos medios digitales especializados en la investigación y publicación de desmentidos. Pero, ninguno de ellos solicitó este servicio a un determinado medio, sino por el contrario siempre fueron estos quienes les consultaron acerca de la circulación de algunos datos.

AFECTACIÓN EN EL VOTO
Gran parte de los candidatos manifestaron que la desinformación puede afectar significativamente (y puede haberlo hecho) al voto de la población. Por lo cual, candidatos como Arce (MAS) y Pol (FPV) prefirieron visitar las regiones por las que postularon y mantuvieron contacto a través de proclamas y otros actos políticos públicos.

La analista Rocha explicó que cuando los contenidos digitales son creados con una seria intencionalidad de fondo en redes sociales, estos pueden terminar “generando decisiones en una parte de las votaciones”. 

Para Revollo, especialista en marketing, lo que la gente llama “fake news” ha tomado un papel importante en el voto de los ciudadanos, toda vez que una buena parte de la población “no lee ni busca fuentes oficiales de información”, por lo que se quedan con lo recibido “por casualidad” en redes.

ESCENARIO ELECTORAL 2020
Rocha explicó que el proceso de construcción de la desinformación en Bolivia, este año, tiene su esencia en tres características principales, siendo la más importante la creación de un discurso “heredado” de los conflictos de 2019.

La “cámara de eco” y la “burbuja de información” son creaciones de relatos políticos que siempre llegarán por las redes de acuerdo al consumo habitual de información.

“Las burbujas informativas han hecho que varios grupos no vean la realidad del país debido a que sean generado realidades falsas para una gran parte del país. Eso ha hecho que mucha gente no tenga la idea que Bolivia es más compleja”, señaló Rocha. La “cámara de eco” genera una repetición de mensajes en la que las opiniones diferentes son censuradas.

CÓMO IDENTIFICAR INFORMACIÓN FALSA
Desde Bolivia Verifica, Trigo explicó que los contenidos falsos normalmente son llamativos y generalmente despiertan algún tipo de emoción, desde simpatía hasta enojo, y normalmente circulan en redes y no en medios tradicionales.

“Si tienen alguna duda no compartan el dato y acudan a medios de comunicación oficiales”, concluyó.

SOBRE EL PROYECTO
Este reportaje y la producción del podcast "Desinformación en tiempos electorales" ha sido elaborado en el marco de la beca de Internews y Maldita.es para la producción de contenidos periodísticos que coadyuven en la lucha contra la desinformación.