Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 27 de septiembre de 2022
  • Actualizado 14:42

Larga espera con falsas alarmas y francotiradores a la vista

Larga espera con falsas alarmas y francotiradores a la vista
Las horas pasan y cada minuto la expectativa crece. Si bien la llegada de los presidentes integrantes de Unasur se esperaba para el mediodía, hasta entrada la noche no se asoman por el hotel Cochabamba, el principal escenario para la reunión de desagravio del mandatario Evo Morales.  

La Policía y los soldados de la Escuela Naval de tiempo en tiempo se cuadran en el ingreso al hotel, pero son falsas alarmas. La espera del Presidente de Surinam aborta porque se fue al hotel Diplomat.

Ante la demora en la agenda oficial, los francotiradores salen de sus escondites y se hacen visibles. Lucen sus uniformes camuflados de color tierra. Uno en la azotea del edificio Olmedo,  dos en otros dos edificios y un par hace su máximo esfuerzo para ingresar al templo de la Recoleta y llegar a la torre.

Son las tres y las sirenas y los gritos del personal de seguridad alertan la llegada del presidente venezolano Nicolás Maduro. Su comitiva es la más numerosa y la mejor uniformada, todos con ternos. Del asiento posterior del vehículo blindado desciende Maduro quien lleva una guirnalda de flores. No emite palabra.

La espera continúa, ya estamos informados de la llegada del presidente del Ecuador, Rafael Correa. Periodistas internacionales afirman que es un evento de trascendencia. Llega en el asiento delantero. Él sí accede a la prensa y declara corto, pero contundente. “Ni a un narcotraficante creo que se le impide eso, se le obliga a aterrizar de emergencia, trece horas ha tenido que pasar (Evo Morales) en ese aeropuerto. Si esto hubiera ocurrido a un jefe de Estado europeo o norteamericano sería sin duda un “casus bele” o justificación para la guerra”.

A los pocos minutos llega el presidente uruguayo, José Mujica, es la delegación menos numerosa.

El personal de servicio del hotel luce impecable. Las mujeres de rosado y zapatos blancos. El personal de seguridad está por los ambientes y calles aledañas.