Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 26 de junio de 2022
  • Actualizado 18:44

El tradicional ROSQUETE

El tradicional ROSQUETE



El rosquete de Punata, cuya fama ha trascendido las fronteras del país, se empezó a elaborar en el siglo XVIII, en base a la rosquilla española y hecha con receta francesa, según una reseña del sitio web www.punata.org

El panadero más afamado de Punata amasó y moldeó roscas pequeñas, de harina blanca de trigo especial, pero de manera muy diferente a la rosquilla de los peninsulares.

"Se hizo con ingenio, creatividad y habilidad, tomando en cuenta los ingredientes, cantidades, pasos, tiempos, temperaturas y el respectivo menaje, donde primó la mano natural en su elaboración. Luego, previo los ensayos tentativos, se consiguió experiencias hasta lograr el producto ansiado ‘el rosquete punateño’ de calidad y exquisitez”, destaca el reportaje.

El rosquete punateño está presente en grandes acontecimientos, fiestas cívicas y religiosas como efemérides provinciales y departamentales, Semana Santa, Corpus Christi, Virgen del Carmen, Señor de los Milagros, Santa Vera Cruz, Urcupiña, y otras fiestas menores.

Las ferias especializadas en Punata y otras provincias son también espacios donde se pueden adquirir y degustar los rosquetes punateños. Pobladores locales y extranjeros se deleitan con su sabor.

INGREDIENTES

Para obtener un exquisito rosquete, además de la receta, se debe tomar en cuenta la elección de los ingredientes: harinas, levaduras, aceites o grasas, huevos, azúcar y otros aditivos.

“Además debe tomarse en cuenta las proporciones, infraestructura (fogón y horno) y recipientes especiales o adecuados para su procesamiento, incluso el tipo de calor o temperatura que se emplea en su cocción”, destaca punata.org.

También se debe verificar la calidad del merengue que se usa para la presentación y exquisitez del rosquete.

En síntesis, el rosquete más conocido como “valle rosquete” o “rosquete punateño”, data desde la Colonia y la República.

Es la rosquilla de masa dulce, elaborada con esmero, método, paciencia y la mano experta, en el preparado de la pasta compuesta de harina blanca de trigo, levadura, yema de huevo, aceite, azúcar y sal, previa cocción en el baño María y en el horno de barro o ladrillo, para su posterior rebosamiento con el merengue níveo o la crema.

El merengue se prepara a base de la clara de huevo, azúcar blanca, limón y más el aditivo de extracto vegetal de la región llamado “polla polla”(planta liliácea), vital para la adherencia de la crema.