Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 27 de octubre de 2021
  • Actualizado 04:55

El edén del Chapare, VILLA TUNARI

El edén del Chapare, VILLA TUNARI



El Chapare es considerado un edén rico en fauna animal y vegetal.

El circuito del Trópico, según una publicación de la Dirección Departamental de Turismo, brinda una de las mejores infraestructuras hoteleras y permite al visitante acceder a un sinfín de espacios para visitar y conocer la exuberancia de la zona considerada más paradisíaca de Cochabamba.

Incachaca es la puerta de entrada del circuito de la Región del Trópico, que invita al turista a la aventura, “es la antesala del paraíso tropical que tiene zonas inexploradas y que es parte del pulmón ecológico de Bolivia.

Villa Tunari, que forma parte de la provincia Chapare, es uno de los municipios que cuenta con los servicios más calificados en hotelería, restaurantes, zonas de esparcimiento, transporte y comunicación.

El municipio de Villa Tunari es el lugar ideal para la práctica de deportes extremos y turismo de aventura. El caudal de los ríos que emergen desde las serranías hacia los llanos hace que se vuelva propicio practicar rafting, canotaje y kayak.

Cuando el turista llega a Villa Tunari puede apreciar “el espectáculo de un verde tropical, el caudal de los ríos cuyo sonido se entremezcla con el de los animales y la pureza del aire. El ruido citadino queda atrás”, destaca el artículo publicado por la Dirección de Turismo del departamento de Cochabamba.

“La naturaleza se encargó de generar un ambiente propio de un hotel de cinco estrellas” con balnearios naturales rodeados de montañas, cañadones de tierra rojiza, caídas de agua, lagunas, amplios espacios donde acampar y jardines para caminatas en medio del bosque.

Otra opción para el turista, para que no extrañe los hidromasajes, es dirigirse a San Pedrito, cerca de la comunidad de Cristal Mayu. Al pie de un bosque montañoso hay dos caídas de agua que forman dos pozas naturales con corrientes internas que hacen un masaje natural en la espalda y los pies.

Más allá está Tres Arroyos con aguas cristalinas que invitan a relajarse con un baño reparador y en cuyas riberas se puede acampar y disfrutar de comida hecha a base de pescado y carne de monte.

Si el visitante quiere adentrarse más y tener un aire de mayor romanticismo puede ingresar a pequeñas pozas, siete en total, guiado por los lugareños.

Villa Tunari tiene parques de esparcimiento para apreciar la riqueza de la fauna.

El turista puede vivir una aventura segura en los parques Machía, La Jungla y los Ceibos.