Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 26 de junio de 2022
  • Actualizado 19:31

Afición para poner sobrenombres

Afición para poner sobrenombres

Los totoreños eran conocidos por poner apodos a la gente. Es así que muchos quedaron con el mote producto de la picardía o la imaginación de sus habitantes. 

Los más conocidos son: La Komer Uchu (aji verde), la Rosa Negra (conocida por sus embotelladas), el Pindoba (enano, pero bailarín y pícaro), la Wistu Pascuala (mujer que andaba rengueando), el Aceituna, el Tasa Ñahui (ojos celestes), el Añita Mambui, la Kaira (por flaca), el Empanada (por la cara aplastada), el Canuto (por su color moreno), el Changalo, el Pailancho (orejudo) y otros más picantes como la Rompepistolas, Manca Mailla) limpiador de ollas), K’ara Lawa, y otros aún más picantes.

Hasta ahora, se sigue mencionando esos sobre nombres que parece que han heredado de sus antepasados. Algunos reaccionan con enfado, pero la mayoría se resigna.