Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 27 de septiembre de 2022
  • Actualizado 14:41

LOS EQUIPOS DE RESCATE TRABAJAN CONTRA EL TIEMPO

México se une para hallar sobrevivientes y la cifra de muertos alcanza a 230

Los equipos de emergencia habían sacado hasta anoche a 53 personas con vida de entre los escombros, en Ciudad Capital. Al menos 32 menores murieron y hay varios menores atrapados, a quienes se trata de rescatar.
México se une para hallar sobrevivientes y la cifra de muertos alcanza a 230



En medio del caos, los gritos desesperados, y los policías y militares que tratan de formar una valla humana, un hombre fornido con camiseta azul camina tambaleante hacia un puesto médico.

Le ayudan dos soldados que lo sostienen en pie. Muy pálido, balbucea su nombre, Leonardo, dice que quiere regresar, porque no puede alejarse de donde está su hijo.

A 30 metros se encuentran los restos de la escuela Enrique Rébsamen, que se derrumbó casi por completo por el sismo de magnitud 7.1 en la escala de Richter, según un reporte de BBCMundo.

Mientras tanto, el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, llamó ayer a la ciudadanía a mantener la calma ante la emergencia que vive el centro del país tras el terremoto, que dejó, según un último reporte de las autoridades, al menos 230 muertos, un centenar en la capital. El martes, el número de fallecidos era de 149.

Los equipos de emergencia lograron rescatar hasta anoche a 53 personas entre los escombros.

HAY ESPERANZA En las proximidades del Colegio Enrique Rébsamen, hojas de cuaderno desvelan el destino de varios de los niños que quedaron atrapados tras el fuerte terremoto que azotó la Ciudad de México. Aun así, quedan muchas personas que ven, con angustia, que ya han pasado casi 48 horas sin saber de sus familiares.

"Fátima: encontrada viva", "Fidel: hospital Ángeles", "Pamela: ambulancia". Los nombres escritos en las hojas intentan ser de ayuda a los familiares que se acercan a la institución.

Sin embargo, este es solo un pequeño gesto que no logra resolver las dudas de las decenas de familiares que esperan saber dónde están sus hijos. "No hay certeza de nada", asegura a EFE Adriana, madre de una de las niñas hasta el momento desaparecidas.

El derrumbe del colegio provocó la muerte de al menos 21 niños y cuatro adultos, según el último reporte de la Secretaría de Educación Pública, aunque otras fuentes han elevado hasta 37 las víctimas mortales, 32 de ellos alumnos.

Cuando el martes empezó a temblar, a las 13.14 hora local, un grupo de alumnos de segundo de primaria, entre los que se encontraba la hija de Adriana, Mónica, intentó evacuar el edificio por las escaleras del lado izquierdo del inmueble. "Fue justo la zona de colapso inmediato", explica la madre.

Su otra hija, en un curso más avanzado, logró salir del edificio por el lado opuesto, y se encuentra bien.

RESCATISTAS Los mexicanos mostraron ayer su mejor espíritu de solidaridad para responder a la tragedia del terremoto con una movilización masiva para ayudar a las víctimas y los equipos de rescate.

La colaboración espontánea se ha mostrado en la limpieza de escombros en edificios colapsados, ayudar a dirigir el tránsito para facilitar el desplazamiento de los equipos de emergencia o acudir con agua, alimentos y otros suministros a los rescatistas y víctimas.

El símbolo más patente de esta labor lo constituye el apoyo a los rescatistas que se afanan por sacar de entre los escombros a una niña de siete años que quedó sepultada por el colapso que sufrió el Colegio Enrique Rébsamen de Ciudad de México.

Los cuerpos de rescate esperan encontrar alguna persona más con vida entre el derrumbe.

Para saber si hay supervivientes, los rescatistas piden a gritos que estas personas hagan cualquier señal para saber dónde están. En el mejor de los casos, los afectados pueden responder verbalmente, lo que también ayuda a mantenerlos conscientes.

En las labores de rescate participan unos 50.000 trabajadores de los servicios de emergencia y de otras áreas del Gobierno de la Ciudad de México.

Unos 70 soldados de Israel -entre ellos 25 ingenieros, especialistas en rescate, personal médico y técnico- ya llegaron a la capital.

SOLIDARIDAD Largas cadenas humanas mueven insumos básicos como agua o cobijas desde un centro de acopio improvisado en Ciudad de México hacia vehículos de distribución, un ejercicio de autogestión que muestra la enorme solidaridad en la ciudadanía que ha despertado el terremoto.

"Estoy orgullosa y se me hace un nudo en la garganta porque la respuesta que hay de parte de la población es muy buena", cuenta a Efe Jocelyn, una veterinaria que, por primera vez, hace de voluntaria.

Apuntes

Cifra de fallecidos

De acuerdo con uno de los últimos balances, el terremoto que azotó México el pasado martes dejó un total de 230 muertos: 100 en la Ciudad de México, 69 en Morelos -donde se localizó el epicentro del sismo-, 43 en Puebla, 13 en el Estado de México, 4 en Guerrero y uno en Oaxaca.

Niños

El derrumbe del colegio Enrique Rébsamen provocó la muerte de al menos 21 niños y cuatro adultos, según el último reporte de la Secretaría de Educación Pública, aunque otras fuentes elevaron hasta 37 las víctimas mortales, 32 de ellos alumnos.