Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 24 de octubre de 2021
  • Actualizado 20:51

Dos hermanas se reencuentran después de salir de escombros

Lucía estaba en el trabajo cuando se desplomó el edificio, a causa del sismo del 19 de septiembre pasado. Escuchó voces 28 horas después y el rescate tardó cinco horas.
Dos hermanas se reencuentran después de salir de escombros



Las hermanas Lucía y Cristina Zamora se reencontraron después de 33 horas de angustia. Lucía quedó atrapada bajo los escombros del edifico ubicado en Álvaro Obregón 286, tras el sismo que azotó México el pasado 19 de septiembre. Aquella tarde, Lucía se sorprendió con un movimiento fortísimo "que nunca había sentido" y observó cómo los muebles caían al suelo, lo que le impidió seguir avanzando hacia las escaleras de emergencia. Trató de seguir adelante, pero de pronto el techo del edificio se le vino encima. "Fue cuestión de segundos" lo que tardó el edificio en llenarse de polvo y tierra, y la joven instintivamente se cubrió la cara con las manos.

"Se escuchó un ruido muy fuerte y al segundo siguiente yo ya estaba cubierta de escombros", relata. En ese momento se escucharon gritos en medio de "una oscuridad aterradora" y Lucía necesitó un poco de tiempo para ubicarse en el espacio.

Logró adivinar que "tenía más movilidad en el tronco y en los brazos" que en las piernas y que estaba cubierta de escombros, entre inclinada y acostada, boca arriba y sin heridas graves. Lo peor fue percibir una losa de piedra a escasos centímetros de su cara que hacía que "cualquier movimiento en falso" pudiera quitarle la vida.

A su lado izquierdo, "hombro con hombro", tenía a Isaac y a unos 30 metros a Paulina, una chica que cayó de la planta de arriba y con quien se comunicó a gritos.

Durante las horas que pasó allí, la joven solo miró el celular para ver si volvía la señal, pero la mayor utilidad del dispositivo fue la linterna.

Hacia la hora 28, "se escuchó una voz", la de un rescatista. Y los jóvenes gritaron sus nombres con mucha fuerza. Tardaron 5 horas en rescatarlos y cuando Lucía se elevó con un arnés hacia el cielo de la colonia Roma, sintió una tímida lluvia golpear contra ella. Para Cristina, la peor parte fue la impotencia de estar tan cerca y no poder hacer nada, por lo que decidió retirar escombros y llevar víveres a los centros de acopio, hasta que pudo volver a abrazar a su hermana.

Pedido

Un grupo de damnificados por el sismo del 19 de septiembre reclamó un plan de reconstrucción.

Continúa la búsqueda de  sepultados

MÉXICO Los equipos de rescate se enfocan en hallar cuerpos sin vida en las ruinas de uno de los 38 edificios colapsados al cumplirse nueve días del terremoto del 19 de septiembre en México, mientras las personas que perdieron sus casas o no pueden regresar a ellas exigen soluciones a las autoridades. Los trabajos de salvamento "van avanzando muy lentamente y ahora lo único que se está haciendo es quitar losas y a través de algunos huecos que se van formando se están localizando algunos cadáveres y es lo que estamos haciendo ahora, sacar cuerpos", dijo a EFE el capitán Juan Carlos Peñas, jefe de la Unidad Militar de Emergencias del Ejército español.

"Todo está muy inestable y cada vez que se levanta una loseta hay que esperar a que asiente el resto de lo que hay debajo. Muchas veces hay deslizamientos y no es tan fácil. No es llegar, ver la loseta y llegar. Hay que ver cuánto se mueve; ver si es seguro o no para poder entrar", manifestó.

La solidaridad predomina en las zonas devastadas, pero también hay reportes de ladrones disfrazados de personal de Protección Civil o brigadistas y de connatos de peleas en centros de acopio y zonas de rescate por supuestos robos.

El pasado martes, en Oaxaca, 26 hombres armados, emboscaron a tres camionetas de un grupo de voluntarios católicos, hirieron a dos hombres y violaron a una mujer, denunció la Arquidiócesis.