Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 09 de mayo de 2021
  • Actualizado 09:54

Walter Flores condenado a diez años de prisión por someter a esclavitud sexual a niña de once

Walter Flores condenado a diez años de prisión por someter a esclavitud sexual a niña de once
Barcelona/España/EFE



La Audiencia de Barcelona condenó a diez años de cárcel a un ciudadano boliviano que tenía sometida a un régimen de esclavitud sexual a una menor de once años.



Walter Flores, de 31 años, pretendía ser absuelto alegando que las relaciones con niñas de esa edad son habituales en su país.



La sentencia rechaza los argumentos del acusado, al considerar que "ningún ordenamiento jurídico puede amparar" su proceder con la menor, a la que mantuvo encerrada y aislada durante casi dos años.



El fallo fija también una indemnización de 30.000 euros (unos 43.000 dólares) para la víctima, por la "desorientación vital" en que la sumió el procesado, para quien la menor, también boliviana, estaba obligada a cocinar y limpiar, además de satisfacerlo sexualmente.



Flores se convirtió en tutor legal de la niña en marzo del año 2005, gracias a un acta notarial que consiguió tras convencer a sus padres de que se la enviaran desde Bolivia para emplearla como cuidadora de un supuesto hijo que esperaba de una novia suya en Barcelona.



A lo largo de casi dos años obligó a la niña a mantener relaciones sexuales con él, con una frecuencia de al menos una o dos veces por semana, prometiéndole regalos valiosos y haciéndole creer que entre ellos existía una relación sentimental.



La niña fue sometida a un régimen de aislamiento, nunca la matriculó en el colegio y no le permitía relacionarse con nadie, con la excepción de sus eventuales parejas.



La Policía recibió en diciembre de 2006 la denuncia de que Flores utilizaba a la menor como esclava sexual y cuando acudió al domicilio donde vivía, la encontró encerrada en una habitación.



En su defensa, el procesado alegó que su relación con la menor, a la que incluso suministraba pastillas anticonceptivas, era lícita en su país, lo que corroboraron en el juicio dos de sus ex parejas.



La sentencia argumenta que la nueva legislación boliviana, reformada en diciembre de 1999, prevé penas aún mayores que la española para las personas que mantengan relaciones sexuales con menores de 14 años.



La sentencia considera extremos los daños morales sufridos por la víctima, por la desorientación vital a la que se vio abocada, ya que "cuando todavía tenía edad de jugar con los niños de su edad vio su vida reducida a una situación de enclaustramiento y esclavitud sexual, habiendo llegado a convencerse de que lo que ocurría era normal".



Hasta tal punto era así que la menor, recuerda el fallo, admitió en el juicio ser la pareja del procesado e incluso tener celos de las mujeres que frecuentaba.

Además, sostiene que el procesado llevaba seis años viviendo en España, por lo que no era ajeno a "nuestras costumbres y nuestra legislación" y, en cualquier caso, la manera en que trató a la menor evidencia una "falta de bondad" que ningún ordenamiento jurídico puede amparar.