Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 04 de julio de 2020
  • Actualizado 06:04

Cinco tips para las actividades recreativas desde casa con las mascotas

En épocas de aislamiento es muy importante encontrar nuevas formas de mantener a nuestros perros activos: no solo sus cuerpos, sino también sus mentes y sus sentidos. Los consejos de los expertos para mejorar su bienestar físico y emocional, y algunos juegos para ejercitar en casa.
 
Imagen ilustrativa de un perro paseando. PIXABAY
Imagen ilustrativa de un perro paseando. PIXABAY
Cinco tips para las actividades recreativas desde casa con las mascotas

La cuarentena puede resultar estresante no sólo para los humanos sino también para las mascotas que habitan departamentos o espacios chicos y que, sin comprender qué pasa, de un día a otro vieron sus hábitos y rutinas modificados. La falta de paseos, juegos en el parque y el cambio de rutina hace que algunos canes manifiesten alteraciones en el carácter, lo que varían entre el miedo, tonarse ásperos o indiferentes al entorno.

Un juego recomendado para activar su cuerpo y se llama el “juego del llamado”. Este ejercicio ayuda a evitar el sedentarismo y contribuye a fortalecer el vínculo con tu mascota.

Cada integrante de la casa tomará en su puño algunas croquetas de alimento balanceado y se ubicarán a distancia en forma de círculo (lo más lejos que puedan).

Con este juego el perro ejercita su cuerpo y al mismo tiempo mantiene activa su mente incorporando cómo reaccionar a su llamado. El tercer juego ayuda a activar su mente y se llama el “juego de la botella”.

Con este juego activaremos su mente haciendo que mueva la botella en los sentidos correctos para obtener su alimento, al mismo tiempo que gasta energía jugando.

5 TIPS PARA TRABAJAR O ESTUDIAR DESDE CASA CON LAS MASCOTAS

1. Armar una rutina. Calcular la hora en la que el gato empezará a ronronear alrededor de su bowl por comida, o el perro se acercará a la puerta para salir de paseo y armar jornada la jornada laboral en función de estos momentos, organizándolos a la mañana junto con un espacio de juego, antes de arrancar a trabajar. Aprovechar el corte del mediodía para almorzar y jugar, para así reconectarse nuevamente más tranquilo por la tarde.

2. Crear un espacio libre de mascotas. Si al perro o gato le resulta difícil distinguir entre momentos de trabajo y de juego, quizás sea bueno preparar un ambiente especial para trabajar al que él no tenga acceso. Con los días, este espacio se volverá algo más natural y él comprenderá cuáles son los momentos en los que se puede jugar con él.

3. Aprovechar sus siestas. ¿Quién no ha intentado tener una videollamada con ladridos de fondo o con un gato que se acomoda sobre el teclado? Para evitar lo estresante de esos momentos, se recomienda programar reuniones o tareas importantes para los ratos en los que las mascota se acurrucan y duermen plácidamente. Son minutos valiosos para poder concentrarse, libre de distracciones.

4. ¡Estimularlos! Los perros no están repletos de tareas y objetivos por cumplir como sus humanos, por lo que el aburrimiento puede ser moneda corriente en estos días. Alentar el juego autónomo ocupándolos con juguetes interactivos o dispensers de snacks, es una opción que los desafiará y mantendrá entretenidos. En el caso de los perros, pueden ser pelotas y mordillos, y en el caso de los gatos, rascadores, cajas, varitas, ratoncitos y pelotas.

5. Flexibilizar la exigencia. Tener presente que en la oficina también ocurren distracciones constantes y que es natural apartarse momentáneamente de las tareas. Esto puede ayudar a ser más tolerante con las mascotas y a no frustrarse cuando la rutina laboral no sale tal cual lo esperado. Cuanto menos ansiedad perciban de parte de los humanos, ellos van a sentirse más calmos y cualquier dinámica fluirá mejor.