Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 29 de junio de 2022
  • Actualizado 18:39

Un "sueño cumplido" para el primer grupo de escaladores negros en el Everest

Un "sueño cumplido" para el primer grupo de escaladores negros en el Everest

La primera expedición compuesta en su totalidad por escaladores negros en coronar el Everest calificó este miércoles de "un sueño cumplido" la hazaña, tras conquistar la cima más alta del mundo la semana pasada en su búsqueda de una mayor diversidad e integración en los deportes al aire libre.

"Desde luego, fue un momento de orgullo para nosotros, cumplimos con nuestro sueño", dijo en una rueda de prensa en Katmandú el estadounidense Philip Henderson, uno de los miembros de la expedición Full Circle.

El montañero añadió que el equipo cree que su éxito "animará a otras personas de color no solo a soñar a lo grande, sino simplemente a salir".

La expedición Full Circle arrancó con la misión de "inspirar a personas de todo el mundo a ser aventureros, y culminó haciendo historia el 12 de mayo", cuando los montañeros alcanzaron la cumbre, añadió Henderson.

El equipo contó con la participación de diez escaladores, en su mayoría estadounidenses, y el apoyo de trece sherpas nepalíes.

El director de la compañía de expediciones Shangrila, Jeevan Ghimire, afirmó a Efe que siete de los montañeros consiguieron coronar la cima: Manoah Caleb Ainuu, Kenneth Eddie Taylor, Rosemary Elizabeth Saal, Demond Terrell Mullins, Thomas Darnell Moore, James Ngarariga Kagambi y Evan Green.

"Tres escaladores, Frederick Douglass Campbell, Douglas Robert Gowler y Abebech Maryam Dione, tuvieron que abandonar debido a problemas de altitud", dijo Ghimire.

El primer ascenso documentado al Everest tuvo lugar en 1953, y en 2003 Sibusiso Emmanuel Vilane, procedente de Suazilandia, se convirtió en el primer escalador negro en alcanzar su cima.

Casi 7.000 montañeros han escalado el Everest desde el lado nepalí desde que Tenzing Norgay Sherpa y el neozelandés Edmund Percival Hillary coronaron los 8.848,86 metros sobre el nivel del mar del pico más alto del mundo en mayo de 1953.

El Departamento de Turismo concedió esta temporada 316 permisos de escalada, unas cifras inferiores a las registradas el año pasado (408), cuando el país batió su récord de concesiones en plena segunda ola de coronavirus.

Nepal alberga ocho de las catorce montañas más altas del mundo, incluido el Everest, y el dinero que gastan los escaladores extranjeros supone una fuente importante de ingresos para su economía.