Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 19 de octubre de 2019
  • Actualizado 16:00

Los somníferos alteran la conducta de las personas

Las pastillas para dormir pueden causar cambios de humor, sobre todo irritabilidad, en los consumidores.
Los somníferos alteran la conducta de las personas


Las pastillas para dormir se han convertido en una mala costumbre a nivel mundial, incluso en una especie de hábito para algunas personas. Para darnos una idea de su popularidad, el 4 por ciento de la población estadounidense las consume. Algunos de los productos más populares son Lunesta, Sonata y Ambien.

Lo preocupante del excesivo consumo de estas píldoras es que la ciencia ha comprobado que producen severos cambios en la conducta de la persona. Por eso, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por su sigla en inglés) acaba de anunciar que dichos productos deben avisar sobre sus efectos dañinos para la salud humana en un etiquetado especial.

Las advertencias que deben llevar estos medicamentos para dormir deben estar relacionadas a las consecuencias dañinas que producen en la conducta humana. De acuerdo con la FDA, estas píldoras cambian el humor en el individuo al día siguiente del consumo, mostrando, generalmente, irritabilidad.

Entre los efectos nocivos de las pastillas para dormir encontramos el sonambulismo, el olvido de actividades realizadas en el pasado y la sexsomnia, las ganas inconscientes durante el sueño de tener relaciones sexuales. “Las mujeres son mucho más sensibles que los hombres a los medicamentos para dormir”, comentó el Consejero Médico de Huerta en el programa La Rotativa del Aire.

Como los efectos de este tipo de píldoras duran largos períodos de tiempo pueden alterar la atención de la persona y ocasionarle accidentes de tránsito o que el individuo olvide apagar el gas de la cocina u otros sucesos de vida o muerte, explicó Huerta.

Los expertos de la FDA señalan que lo recomendable es que los médicos determinen los orígenes del insomnio de la persona. De esa forma, se puede tratar sus causas y evitar el consumo de pastillas para dormir.

Se debe hacer énfasis al identificar las posibles causas del insomnio, ya que pueden ser algunas actividades cotidianas simples que realizamos normalmente, mismas que se traducen por ejemplo en:

- El estrés, además de todas las emociones negativas que causan preocupación en las personas.

- Suprarrenales hiperactivas, lo cual significa un elevado nivel de las hormonas del estrés.

- Problemas oculares, por ejemplo las personas con daños en el nervio óptico no pueden dormir.

- Teléfonos celulares, en general la excesiva exposición a la luz causa insomnio, pero la luz azul que tienen las pantallas de los equipos electrónicos causa molestias oculares y por ende, dificultades para dormir.

Por lo general, muchos médicos se inclinan por intentar con algunos remedios naturales para aliviar la falta de sueño. Incluyendo entre sus recomendaciones algunas infusiones herbales, ejercicio y rutinas de relajación. Pero lo más importante es que el estado de insomnio debe ser necesariamente diagnosticado por un profesional, ya que en ocasiones podría tratarse de otros problemas médicos.

Las conductas producidas por el consumo de somníferos llegan a tener efectos terribles en los nervios, multiplicando los malestares neurológicos.