Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 19 de octubre de 2019
  • Actualizado 16:29

Los sobrevivientes de cáncer van en busca de la aceptación

Las personas que alguna vez padecieron esta enfermedad luchan día a día contra el estigma y la discriminación dentro de la sociedad. Poco a poco buscan generar consciencia sobre ello.
Los sobrevivientes de cáncer van en busca de la aceptación


A Gisel Guadarrama le brillan los ojos mientras habla. Ese brillo, jura, nunca se le acabó, ni siquiera cuando 15 días después de haber tenido a su único hijo le amputaron una pierna para salvarle la vida debido a un osteosarcoma que padecía desde los 17 años.

"Tenía 21 años, pero llevaba mucho tiempo con una bolita en el pie que me dolía. Había pasado por muchos doctores y no tenía un diagnóstico, hasta ese día, dos semanas después de haber tenido a mi hijo", cuenta este lunes a Efe la mujer, que busca concienciar sobre el estigma y la discriminación que todavía padecen los sobrevivientes de cáncer.

Como ella, en México se tienen registrados a unos 4.000 supervivientes de esta enfermedad mayores de 18 años.

Sin embargo, superar la enfermedad es apenas el primer paso, ya que de acuerdo con Gisel, el mayor reto viene cuando tienen que enfrentar su reinserción a la sociedad.

Pero Gisel acepta que eso, en lugar de desanimarla, la impulsó a seguir adelante con sus sueños: terminó su carrera como abogada y ahora trabaja como representante legal a nivel nacional de una constructora, mientras que su hijo acaba de cumplir 11 años.

Para la doctora Laura Suchil, jefa del departamento de vinculación institucional del Instituto Nacional de Cancerología (INCan), apoyar a los supervivientes en esta etapa es fundamental.

Y es que, de acuerdo con el registro que tiene el INCan, los sobrevivientes han reportado que 50 por ciento de ellos han sufrido discriminación y 60 por ciento han sido estigmatizados.

Además de que al menos seis de cada diez sufren por el temor a sufrir una recaída, otros padecen ansiedad y depresión y algunos más tienen complicaciones en su desempeño sexual.

"Nuestra idea es que esta población, cada vez más creciente, no solo se cure, sino que tenga una vida saludable y se reincorpore a sus actividades", afirma Suchil.

La salud psicológica de quienes padeceieron esta enfermedad alguna vez es la parte más importante por superar.