Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 06 de diciembre de 2019
  • Actualizado 03:44

Sexualidad plena en la menopausia

Sexualidad plena en la menopausia



A pesar de los cambios hormonales que ocurren en esta etapa de vida de la mujer, es posible tener relaciones sexuales placenteras

La menopausia es una etapa en la vida de la mujer en la cual intervienen varios cambios hormonales, debido a una disminución en la producción de las hormonas femeninas (estrógenos y progesteronas). Se caracteriza por la interrupción de la menstruación y la eventual aparición de problemas físicos, los cuales pueden perturbar la sexualidad. Es el caso de la sequedad vaginal, ya que los estrógenos contribuyen a mantener la vagina lubricada. Luego de la menopausia, las secreciones estrogénicas son menores, por lo que los órganos genitales pierden su flexibilidad. De esta manera, la mujer puede sentir dolores o incomodidades durante la penetración, lo que impide tener relaciones sexuales satisfactorias. 

Por otro lado, la menopausia acarrea cambios en el deseo sexual. De hecho, algunas mujeres tienen mayor libido, mientras que otras sufren de una reducción importante de la misma. Afortunadamente, es posible aminorar las molestias que se desarrollan durante la menopausia para tener una sexualidad placentera.

6 TRUCOS PARA NO TENER PROBLEMAS

Ritmo

La menopausia puede provocar sequedad vaginal. Para no sufrir este doloroso problema, debes tener relaciones sexuales regulares

(2 veces por semana como mínimo). Esto contribuye a estimular la lubricación natural de la vagina. Además, el semen contiene una cierta cantidad de estrógenos, por lo que dichas hormonas penetran en el organismo de la mujer y equilibran la falta de producción de las mismas.

Perineo

Para que tu vagina mantenga una buena lubricación, se recomienda reforzar el perineo, el cual es la región anatómica que corresponde al suelo de la pelvis. Para eso, debes efectuar ejercicios de contracciones a diario. Acude a un sexólogo para que te indique cómo realizarlos.

Preliminares

Las modificaciones hormonales pueden tener un impacto negativo sobre la libido de la mujer. Por eso, es necesario tomar tiempo para efectuar juegos preliminares, ya que aumentan el deseo sexual. Además, mejoran la producción de secreciones lubricantes, lo que limita el dolor durante la penetración.

Lubricante

No debes dudar en utilizar un lubricante a base de agua para no tener dolores durante la penetración. Aplica el producto sobre la vulva y en la entrada de la vagina. Toma en cuenta que la acción de los geles lubricantes dura 2 días. Por lo tanto, no se usan a diario, sino

2 o 3 veces por semana.

Fantasías

Puedes luchar contra la falta de libido causada por la menopausia, estimulando tu imaginación para tener fantasías sexuales. Generalmente, los pensamientos eróticos incrementan el deseo sexual en muchas mujeres. No dudes en leer novelas o mirar películas eróticas. También es importante hablar con tu cónyuge para que decidan juntos cuáles son las fantasías que pueden cumplir.

PROFESIONAL

Si no logras disminuir los dolores y las incomodidades con los trucos anteriores, acude al ginecólogo para que te brinde consejos y te prescriba eventualmente un tratamiento hormonal. Asimismo, no dudes en consultar a un sexólogo, ya que los problemas sexuales pueden estar relacionados con dificultades diversas (tensiones en la pareja o estrés, por ejemplo).