Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 13 de diciembre de 2019
  • Actualizado 12:50

Sexo y embarazo: mitos y verdades

Durante esta etapa muchas parejas tienen dudas sobre cómo manejar su sexualidad. Estos consejos les ayudará a resolverlas.<BR>
Sexo y embarazo: mitos y verdades

Estas preguntas son las más comunes: ¿le haremos daño? ¿Es cierto que las mujeres pierden el deseo? El sexo durante el embarazo está rodeado de mitos que, en ocasiones, nos llevan a hacer (y a no hacer) determinadas cosas. Desmontamos cuáles son los más habituales y te contamos lo que sí es cierto. 

¿Vamos a lastimar al bebé? No, el sexo no está en absoluto contraindicado en el embarazo, y no, no hay posibilidades de hacerle daño al bebé.

Solo es recomendable disminuir los encuentros sexuales cuando estén ante un embarazo de riesgo, si ha habido abortos espontáneos previos o si hay sangrados sobre los que no se tiene claro el motivo.

Durante el coito el pene nunca llega a tocar al bebé, le separan el cuello del útero, el tapón mucoso, la bolsa, el líquido, etc. Incluso aunque estemos hablando de un miembro viril especialmente grande nunca llegará al feto.

¿La mujer pierde el apetito sexuall?

En contra de lo que muchos creen, el deseo sexual no necesariamente desciende durante el embarazo.

Es cierto que determinadas hormonas pueden hacer que baje, pero tenemos que tener en cuenta que si bien modulan, no determinan por completo la libido. Además, depende mucho de cada mujer y de las circunstancias.

El sexo puede apurar el parto. Tener relaciones sexuales en las primeras etapas del embarazo no conlleva riesgo de pérdida. Los abortos espontáneos tempranos suelen estar relacionados con complicaciones o alteraciones cromosómicas.

En cuanto a la inducción del parto, tradicionalmente se ha relacionado la práctica de sexo en las etapas finales con ello, sin embargo también hay estudios que indican lo contrario.

Un último apunte: al tener un orgasmo se producen contracciones en las paredes del útero, y queda una sensación de “rigidez” en la zona durante un breve espacio de tiempo.

Pero estas contracciones son diferentes a las del parto, así que no deben confundirlas ni preocuparse.



BENEFICIOS DE ESTAR JUNTOS

* Refuerza el rol de mujer sexuada, no solo de futura madre, además favorece que sigan activando funciones de pareja.

* Aumenta la autoestima y ayuda a que la pareja asimile los cambios corporales de manera más positiva, favoreciendo con ello la transición a la sexualidad tras el parto.

* El sexo puede aliviar el dolor y las mo- lestias ya que funciona como un tipo de analgésico que ayuda disminuir la tensión.

*Tener relaciones sexuales implica cierto ejercicio físico, que ya de por sí es recomendable durante el embarazo. Además, colateralmente tiene otra ventaja: durante el ejercicio se liberan endorfinas, la hormona de la felicidad, ¡qué más se puede pedir! l