Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 03 de febrero de 2023
  • Actualizado 11:56

La rabia, una amenaza evitable en Cochabamba

Cada 28 de septiembre se recuerda el Día Mundial de la Rabia, en honor a Louis Pasteur, el biólogo que desarrolló la primera vacuna contra esta grave enfermedad, que aún flagela a Bolivia y al mundo.
La rabia, una amenaza evitable en Cochabamba


La rabia es una enfermedad aguda del sistema nervioso central (encefalomielitis), que se transmite por medio de un virus, y aunque ataca principalmente a animales, por las características de nuestro medio, las personas están muy expuestas a contraerla.

Una de las primeras precauciones consiste en evitar la exposición a vectores de riesgo, de manera más directa, la saliva de animales trasmisores, que puede llegar a través de su mordida. Los más comunes son perros y gatos, seguidos por murciélagos, mangostas, zorros, hurones, mapaches y lobos.

En Cochabamba, los perros son los agentes principales: de los 45 casos positivos reportados este año, 42 correpondieron a canes y tres a gatos, informa la responsable del Programa Rabia del Servicio Departamental de Salud de Cochabamba (SEDES), Ingrid Álvarez.

Para reducir la probabilidad de lo anterior es importante inmunizar a las mascotas, a través de la aplicación de vacunas antirrábicas.

Ahora bien, ¿qué ocurre entre las personas? ¿Podemos inmunizarnos? ¿Qué pasa si somos mordidos por un animal sospechoso de tener rabia?

De acuerdo a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), existen tres tipos de vacunas antirrábicas circulantes en el mundo. En Bolivia, el Ministerio de Salud dispone el suministro de las vacunas CRL, bajo protocolos que se aplican en función a la situación específica de cada persona.

PROFILAXIS PRE-EXPOSICIÓN

Bajo esta modalidad, la vacuna se administra antes de que la persona entre en contacto con un vector de riesgo. Está destinada a personas que trabajan en laboratorios, veterinarios clínicos, cuidadores de animales, guardabosques y otros similares.

Estas vacunas constas de 3 dosis.



PROFILAXIS POST-EXPOSICIÓN

Esta modalidad está destinada a las personas que ya fueron expuestas al virus, es decir, que ya fueron mordidas.

Se aplica de acuerdo a dos tipos de esquemas: el reducido y el de exposiciones (lesiones) graves.

4 Esquema reducido: Este se aplica cuando las lesiones se produjeron en zonas de bajo riesgo (muslos).

Comprende 10 dosis (solo vacunas): 7 en forma diaria y 3 refuerzos cada 10 días.

4 Lesiones graves: Este se aplica cuando las lesiones se presentan en zonas de alto riesgo (cara, cuello, manos, dedos, genitales). Como explica Álvarez, en este caso, se trate de un animal conocido o no, se suministra un suero antirrábico heterólogo y la vacuna. Bajo este esquema, la vacuna se administra en 16 dosis: 14 diarias, y unas últimas 2 de refuerzo, cada 10 días.

El suero posee anticuerpos “que atacarán al virus”; en tanto que “la vacuna tiene antígenos, es decir, el virus mismo, muerto, que va a estimular la formación de defensas de parte del cuerpo”, explica Teddy Peñafiel, epidemiólogo del Hospital Viedma.

LAS VACUNAS, DEFENSA PRINCIPAL

Vacunas antirrábicas CRL

Producidas en cerebro de ratón lactante (de ahí su nombre, CRL), son vacunas trivalentes, con validez de un año a partir de su fecha de producción. Estas son las vacunas suministradas por el Ministerio de Salud de Bolivia, producidas y distribuidas por el Instituto Nacional de Laboratorios de Salud (Inlasa) en La Paz.

La Responsable del Programa Rabia del Sedes, Ingrid Álvarez indica que si bien los centros de salud de Cochabamba cuentan con estas vacunas y las suministran (bajo los protocolos indicados anteriormente) de manera gratuita, la población también puede acceder a otras alternativas privadas, como es el caso de las vacunas de cultivo celular.

VACUNAS de cultivo celular

Producidas en células Vero (células del Mono Verde Africano). “La vacuna es una suspensión estabilizada y liofilizada de virus rábico fijo de cepa Wistar”, describe el portal de la OPS. Se aplica en solo 5 dosis.

En Cochabamba, estas vacunas son importadas y distribuidas por Quimiza Ltda., con el nombre de Verorab, y se encuentran disponibles en bancos de vacunas privados, como los de Farmacia San Elías y Farmacorp.

Su precio promedio es de 250 Bs. por cada dosis.

Al respecto, el diario Página Siete informó el mes pasado que Inlasa busca reemplazar las vacunas CRL por las de este tipo, estimando que el año 2019 se podría iniciar su aplicación.

VACUNAS DE EMBRIÓN DE PATO

Llevan su nombre por el medio que se utiliza para producirlas: la multiplicación viral en huevos embrionados de pato. Estas vacunas antirrábicas purificadas emplean la cepa viral Pitman-Moore (PM), describe el portal de la OPS.

En relación a su conservación, la OPS aclara que se deben conservar a temperaturas de entre 2º y 8 ºC, para que se mantenga estable por varios años.

De acuerdo a Teddy Peñafiel, epidemiólogo del Hospital Viedma, estas vacunas no están a disposición del mercado nacional.

LAS VACUNAS EN DESARROLLO

La ciencia continúa desarrollando nuevas y mejores formas de combatir la rabia, poniendo énfasis en que puedan producirse a gran escala y a bajo costo. De hecho, como cuenta el blog lacienciaysusdemonios.com, el 2013, la publicación “The Faseb Journal” anunció la producción de un anticuerpo monoclonal en plantas de tabaco transgénicas, capaces de neutralizar el virus de la rabia, algo que abarataría grandemente su elaboración.

Aunque esta posibilidad despertó gran expectativa, no se conocieron más novedades al respecto.