Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 19 de octubre de 2019
  • Actualizado 13:40

Lo que producen los gusanos parásitos

Lo que producen los gusanos parásitos


En el interior de nuestro organismo, “las larvas se convierten en esquistosomas adultos, que viven en los vasos sanguíneos, donde las hembras ponen sus huevos. Algunos de esos huevos salen con las heces o la orina y continúan el ciclo vital del parásito. Otros quedan atrapados en los tejidos corporales, donde causan una reacción inmunitaria y un daño progresivo de los órganos”, describe la OMS.

Otra enfermedad que también depende en gran medida del clima es la malaria. Una patología que, según datos de la Organización Mundial de la Salud, mata a casi 600.000 personas cada año.

Dengue y otros males parasitarios.

Los especialistas de Médicos Sin Fronteras explican que el parásito que causa la malaria entra en el organismo humano mediante la picadura de un mosquito hembra del género Anopheles.

“El parásito se multiplica en el hígado y pasa al flujo sanguíneo. Si otro mosquito pica a esa persona, el insecto se infecta y así continúa el ciclo de transmisión”, describen.

Desde Médicos Sin Fronteras subrayan que la transmisión “depende de las condiciones meteorológicas. En especial de la lluvia, el calor y la humedad, que favorecen la multiplicación del mosquito (que pone sus huevos en el agua). En muchas regiones la transmisión es estacional y el pico se produce durante y justo después de las lluvias”.

Además, la OMS manifiesta que los mosquitos del género Aedes, vector del dengue, también son muy sensibles a las condiciones climáticas.

“Los estudios al respecto llevan a pensar que es probable que el cambio climático continúe aumentando el riesgo de transmisión del dengue”, expone.

La organización de salud de Naciones Unidad estima que en las próximas décadas se producirá un incremento del número de muertes relacionadas con el cambio climático; manifiesta también que la medición de los efectos sanitarios del cambio climático sólo puede hacerse de manera aproximada.

No obstante, en una evaluación que ha llevado a cabo en la que sólo se han tenido en cuenta algunas de las posibles repercusiones sanitarias y se asume un crecimiento económico y progresos sociales continuados, concluyó que el cambio climático provocará cada año unas 250.000 defunciones adicionales entre 2030 y 2050.

De ellas, se estima que 38.000 se deberán a la exposición de personas ancianas al calor; 48.000 serán por diarrea; 60.000 por malaria y 95.000 a causa de la desnutrición infantil.