Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 26 de septiembre de 2022
  • Actualizado 00:02

Ismael y Ulises, los niños fotógrafos de las imágenes locas y divertidas del salar de Uyuni

Con el celular del turista, porque no poseen uno propio debido a sus escasos recursos económicos, ellos también realizan videos con los mismos efectos que la fotografía. 
 
Ismael y Ulises, los niños fotógrafos de las imágenes locas y divertidas del salar de Uyuni. Ulises Condori | Ismael Chambi
Ismael y Ulises, los niños fotógrafos de las imágenes locas y divertidas del salar de Uyuni. Ulises Condori | Ismael Chambi
Ismael y Ulises, los niños fotógrafos de las imágenes locas y divertidas del salar de Uyuni

A penas tienen 11 y 12 años, respectivamente, Ismael y Ulises son los dos fotógrafos que trabajan en el desierto de sal de Uyuni, una de las maravillas naturales del mundo que atrae gente de los cinco continentes del planeta.

Munidos de botellas vacías  de vino, cerveza (Huari y Corona), dinosaurios de plástico y otras figuras de animales, además de flores y llamas a pequeña escala, montan sus puestos de trabajo a unos metros de donde fue construida la Plaza de las Banderas o el monumento al Dakar.

Por solo 10 bolivianos, estos dos pequeños artistas ofrecen sus servicios a cuanto turista nacional o extranjero quiere contar con una de las fotos alocadas que han dado vuelta al mundo a través de las redes sociales.

Una de las imágenes más demandadas es el dinosaurio, con el que es posible hacer una fotografía que da la sensación que uno es atacado, o las botellas de cerveza de donde uno aparenta salir o estar sobre ella. 

El manto blanco e inmenso del salar permite esas y otras imágenes impresionantes, que estos dos hábiles fotógrafos pueden realizar.

Con el celular del turista, porque no poseen uno propio debido a sus escasos recursos económicos, ellos también realizan videos con los mismos efectos que la fotografía. 

Ismael y Ulises son los maestros de la fotografía y del video con imágenes y efectos alocados y divertidos. Son tan hábiles, que les lleva segundos en acomodar a los turistas o darles instrucciones de cómo actuar para que las imágenes sean perfectas.

Uyuni está en el sur de Bolivia, en el departamento de Potosí, a más de 3.650 metros sobre el nivel del mar. Es uno de los mayores atractivos turísticos, pero que por la pandemia de la COVID se vio paralizado, sin embargo, hoy vuelve a resurgir y recibir a cientos de turistas de varios países del mundo.

Ismael y Ulises están seguros que su trabajo aumentará y pondrán seguir retratando aquellas imágenes locas y divertidas, y estas seguirán dando vuelta el planeta por las redes sociales mostrando a Uyuni como una de las maravillas naturales del mundo.