Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 19 de octubre de 2019
  • Actualizado 15:56

¿Cuáles son los motivos para el retraso de la pubertad?

Esta etapa empieza, por lo general, en las niñas entre los 10 y los 11 años de edad, y en los niños, entre los 11 y los 12 años. En algunos casos este proceso puede demorar, pero debe ser tomado con total normalidad y mucha calma. No debe ser signo de alarma para los padres si notan esto en sus hijos.
¿Cuáles son los motivos para el retraso de la pubertad?


El hecho de que algunas niñas y niños se demoren en desarrollarse, es decir, en que su cuerpo se transforme para poder reproducirse, puede deberse a varios factores, entre ellos:

Herencia. En muchas ocasiones, el retraso puberal puede presentarse simplemente porque ha sido un rasgo característico de una familia. Así, muchos niños que tardan en experimentar la pubertad pueden venir de padres que también se demoraron en desarrollarse. En este caso, el retraso puberal se llama “retraso constitucional” y no necesita ningún tratamiento.

Enfermedades crÓnicas. Padecer de diabetes, fibrosis quística, algún problema en el funcionamiento de los riñones y condiciones tan comunes en los jóvenes como asma, pueden hacer que el cuerpo crezca más lentamente y por consiguiente, se desarrolle más tarde. En este caso, el diagnóstico y cuidado del médico permiten un tratamiento adecuado para evitar que el retraso puberal sea considerable.

Problemas hormonales. Los problemas en la glándula hipófisis (que a veces le llaman pituitaria) o en la tiroides pueden ser responsables del retraso en la pubertad, ya que ambas glándulas producen hormonas indispensables para el crecimiento y el desarrollo. En estos casos, será necesario tratar el problema hormonal.

Mala nutriciÓn o problemas alimenticios. Las personas que no se han nutrido bien a lo largo de su niñez o aquellas que padecen trastornos alimenticios como la anorexia o la bulimia, pueden tener retraso en la pubertad. La delgadez extrema, sobretodo en las niñas que son las que, por lo general sufren de estos trastornos, o algunas que son demasiado activas y pierden peso, es un factor para que se retrase la menstruación. Para que el periodo se inicie y continúe, necesita que el cuerpo tenga cierta cantidad de grasa.

Es necesario tener

calma al acompañar

estos cambios

Si consideras que tu hijo o hija tiene un retraso en su desarrollo, consulta con un especialista para que le hagan los exámenes necesarios y se pueda determinar la causa. Esto te permitirá conocer cuál es el mejor tratamiento para que tu niño o niña no tarde demasiado en desarrollarse y no se sienta diferente a los demás.

Sin embargo, recuerda que en algunas ocasiones puede ser una variante normal del desarrollo debido a la herencia, por ejemplo, y el hecho de que se tarde más tiempo no es debe ser causar de alarma. Recuérdale a tu hijo o hija que cada persona tiene ritmos diferentes y que a él o a ella también le llegará su momento de convertirse en hombre o mujer.

Para algunos el proceso de convertirse en adultos, o pubertad, se presenta a cierta edad, pero para otros jóvenes puede retrasarse. Esto debe ser tomado con calma y normalidad.

La pubertad

consta de varias etapas

Se trata del proceso mediante el cual el cuerpo de los niños madura y se transforma en un cuerpo adulto capaz de reproducirse. Durante este proceso, el cuerpo continúa creciendo y modificándose en respuesta a la producción de las hormonas sexuales que causan los cambios físicos, emocionales y de comportamiento, incluyendo la atracción sexual. Entre ellos (dependiendo del sexo):



- Aumento de peso

- Aumento de estatura

- Vello en el cuerpo

- Cambio en la voz

- Puede aparecer acné

- Crecimiento de los senos

Además, algunos cambios psicológicos suelen acompañar esta etapa y hacerla más difícil para algunos jóvenes dependiendo de su entorno.