Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 27 de junio de 2022
  • Actualizado 00:00

Con imágenes fuera de contexto se habla de una gigantesca serpiente en Pando

Las publicaciones de los medios pandinos están acompañadas de la fotografía de una serpiente que está encima de las ramas de un árbol, la cual es falsa.
Las publicaciones están acompañadas de la fotografía de una serpiente que está en un pantano, la cual es falsa.l.
Las publicaciones están acompañadas de la fotografía de una serpiente que está en un pantano, la cual es falsa.l.
Con imágenes fuera de contexto se habla de una gigantesca serpiente en Pando

Páginas de Facebook e incluso medios de comunicación digitales están difundiendo textos e imágenes para referirse desde principios de mayo a una serpiente gigante de 15 metros de largo, de la cual se indica se tragó una vaca entera y que atacó a una persona en una comunidad pandina. El reptil fue bautizado como Pirichuchio; sin embargo, no existen pruebas hasta el momento de su existencia, por lo que este material es engañoso. 

Con esta verificación te explicamos por qué estos contenidos son calificados como engañosos. 

Diferentes páginas de Facebook como Riberalta Informa indicaron el pasado 5 de mayo de 2022 que una mujer que iba en su motocicleta fue atacada por una serpiente que medía 15 metros de largo.  Se indica que este suceso ocurrió en la comunidad Agua Dulce de Pando, donde se agrega que la mujer quedó ilesa, pero que está con un trauma por lo ocurrido. 

Las publicaciones están acompañadas de la fotografía de una serpiente que está encima de las ramas de un árbol.

En las publicaciones que circulan en la red dicen que los comunarios tienen temor y que basados en leyendas bolivianas, bautizaron a la serpiente gigante con el nombre de “Pirichuchio”.

Un artículo del periódico La Palabra del Beni del 13 de noviembre de 2011 escrito por el cochabambino Claudio Ferrufino-Coqueugniot habla sobre los personajes mitológicos que rescató el escritor beniano de origen movina Homero Carvalho Oliva, donde figura el nombre de Pirichuchio.

En ese artículo se indica que este nombre significa “Diosa alada aterradora que reina en las ciénagas de la selva amazónica”. Un especial de la revista digital Muy Waso sobre criaturas, deidades y leyendas bolivianas también se refiere al significado mitológico que se le da al nombre de Pirichuchio.

Cinco días después, fueron publicados el 10 de mayo  nuevamente datos sobre Pirichuchio. Las publicaciones indican que se devoró una vaca entera y que además de medir 15 metros tiene el grosor de un turril. En los post se agrega que los comunarios tienen miedo y que pidieron ayuda para matar al animal.

En las publicaciones se incluye la fotografía de una serpiente que parece tener grandes dimensiones.

El Proyecto Pucara investiga factores relacionados con la mordedura de serpientes, también estudia las diferentes especies que existen, proporciona educación ambiental y prevención, entre otros.

Esta institución publicó la fotografía de la serpiente e indicó que se trata de una pitón australiana que no vive en Bolivia, su nombre científico es Morelia spilota. Aclaran que no existe en todo el mundo una serpiente que tenga las características que se le atribuyen a Pirichuchio.

En la segunda fotografía se ve una serpiente rodeada de vegetación, el animal parece estar en una laguna, pero extrañamente se lo ve encima del agua.

Utilizando la herramienta digital Google Imágenes se comprobó que la serpiente no es real.  Personal del Instituto de Investigación de recursos biológicos Alexander Von Humboldt de Bogotá explicó que la figura es la réplica de la serpiente más grande del mundo que vivió hace aproximadamente 60 millones de años.

Esta obra fue expuesta en febrero de 2015 en el Jardín Botánico de Bogotá, Colombia.

En el siguiente video se puede ver la réplica de la serpiente, la misma está encima del agua porque fue apoyada sobre un tubo.

Es decir, ninguna de las fotografías mostradas en las citadas publicaciones, puede ser referencial de algún tipo de reptil que se encuentre en Bolivia.

Bolivia Verifica le consultó al periodista pandino Matías Moro sobre Pirichuchio, quien respondió que hasta ahora no existe evidencia alguna de la serpiente gigante, pero que en algunas comunidades las personas están matando a los reptiles por temor. 

“No hay ni una sola foto o video de Pirichuchio, todos son rumores. Lo lamentable es que estos rumores se esparcen rápido y causan pánico en los pobladores. La gente actúa por miedo y causa daño a otras especies similares”, comentó el periodista.

Proyecto Pucara también se expresó al respecto y calificó a las imágenes y publicaciones  que se realizan en Facebook como “manipuladas y malintencionadas”. A la vez se menciona que diferentes medios de comunicación difundieron las imágenes en cuestión causando el odio de la población hacia las serpientes.

Las víboras más grandes del mundo 

El libro Guinness de récords registra a una víbora pitón reticulada como la más grande que se vio hasta ahora en el mundo. Según el registro, esta víbora fue encontrada en el año 1912 en la isla Célebes, Indonesia y se indica que llegó a medir diez metros.

Sin embargo, el propio sitio de Guinness World Records aclara que existen expertos que “han puesto en duda el tamaño de esa pitón, debido a la falta de evidencia que respalde la afirmación original del coleccionista Harry C Raven del Museo Americano de Historia Natural, quien recorrió el área entre 1912 y 1923”.

La especie de serpiente más grande registrada en Bolivia es la anaconda o sicurí endémica, cuyo nombre científico es Eunectes beniensis, que está distribuida en las tierras bajas de los departamentos de Beni, Cochabamba, La Paz, Pando y Santa Cruz, especifica el Museo Nacional de Historia Natural. 

“Es una serpiente constrictora de gran tamaño del orden de los 3,5 a 4 metros de longitud y más de 50 kilogramos de peso”, indica la información del Museo Nacional de Historia Natural.

No existe registro alguno de serpientes en el mundo que sobrepasen los diez metros de largo. 

Importancia de las serpientes en el ecosistema 

El sitio Mongabay especializado en ciencias ambientales, energía y diseño ecológico explica que las serpientes “son muy importantes para balancear las poblaciones de otros animales” . Permiten controlar y reducir plagas como de los ratones.

La Fundación Red de Árboles informa que las serpientes constituyen una porción significativa de los depredadores, que “mantienen a nuestros ecosistemas naturales equilibrados”. Sin ellas, el número de especies de presa aumentarían a niveles no naturales.

Para el Museo Nacional de Historia Natural los riesgos inmediatos que sufren las poblaciones de anacondas en el país, son el crecimiento y expansión de los asentamientos humanos, la contaminación minera de cuerpos de agua, el avance de la frontera agrícola (especialmente de la soya), la alteración del hábitat para habilitación de campos de pastoreo de ganado vacuno y la comercialización ocasional de su piel. 

Estas situaciones están causando un fuerte impacto sobre las poblaciones de la anaconda, la cual es categorizada como una especie vulnerable (VU) en Bolivia.