Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 07 de diciembre de 2019
  • Actualizado 06:03

Me han despedido del trabajo, ¿y ahora qué?

La cesantía de nuestra fuente laboral es una situación difícil que nos puede hacer sentir que estamos perdidos.
Me han despedido del trabajo, ¿y ahora qué?


Imagina esta situación. Llegas al trabajo y tu jefe te dice que quiere hablar contigo a solas. Lo notas algo incómodo y terminas comprendiendo qué sucede. Te da un papel para firmar tu despido y te vas a casa.

Ser despedido suele ser una situación desagradable y difícil. Puede que la empresa se haya visto en la necesidad de reducir la plantilla, que tu rendimiento no esté siendo el más adecuado o que por algún problema, como un conflicto entre compañeros o diferencias con el jefe, haya ocurrido este desafortunado desenlace.

Ante esta situación es natural experimentar tristeza, malestar e incluso una sensación de estar perdido (...).



SUPERAR EL DUELO LABORAL

Esta es la fase más importante y en la que debemos centrarnos cuando nos han despedido del trabajo. Ante cualquier pérdida, ya sea a nivel familiar o de pareja, debemos pasar por un duelo. En el ámbito laboral no es diferente.

Nos hemos acostumbrado a estar en ese trabajo, teníamos una rutina, y al ver cómo todo de repente desaparece de nuestra vida es como si el mundo se nos viniera abajo, como si no encontrásemos salida.

De hecho, es posible que creamos que no vamos a encontrar otro trabajo o que no servimos para nada; el problema es que este tipo de pensamientos lo único que hace es alimentar nuestra preocupación, pudiendo llegar a gene-rar ansiedad. Por ello, tendremos que lidiar con la negación, la ira, el sentimiento de culpa, la tristeza e ir superando cada etapa del duelo con éxito hasta llegar a la aceptación. Solamente así podremos iniciar una nueva etapa laboral, ya sea buscando otro trabajo (igual o diferente) o empren- diendo un negocio propio.



TOMAR DECISIONES

A continuación, vamos a exponer algunas de las medidas que podemos asumir en este proceso de duelo:

* Hacer uso de nuestros derechos: si el despido es improcedente, debemos denunciar y si tenemos derecho a in- demnización, cobrémoslo. Lo importante es que los temas legales queden resueltos lo antes posible, así podremos olvidarnos de ellos.

* Decidir sobre el presente: empezar a buscar otro empleo, hacer alguna formación o aprovechar el dinero de la indemnización para hacer un viaje. No importa lo que sea, pero debemos tomar una decisión proactiva, que nos ayude a sentirnos mejor



APROVECHAR EL CAMBIO

A pesar de toda la tristeza que podamos experimentar porque nos han despedido del trabajo, si lo pensamos, esta situación puede ser una gran oportunidad para cambiar, reinventarnos y seguir creciendo.

Quizás, el trabajo que realizábamos nos resultaba demasiado aburrido y ahora tenemos la ocasión de buscar otro que nos motive. l