Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 29 de febrero de 2024
  • Actualizado 14:17

Expertos: vapeo aumenta el riesgo cardiovascular

Infobae ha publicado estudios que alertan sobre las consecuencias de un hábito que no es inocuo y que puede generar secuelas severas en los pulmones y el sistema cardiovascular.

Imagen ilustrativa del vapeo./ FREEPIK
Imagen ilustrativa del vapeo./ FREEPIK
Expertos: vapeo aumenta el riesgo cardiovascular

Existe un consenso entre los expertos en salud sobre los efectos adversos del hábito de fumar tabaco y el enorme daño que causa en la salud. Sin embargo, y a pesar de la evidencia científica acumulada en los últimos años, el impacto negativo en el organismo de los dispositivos que nacieron como sustitutos del cigarrillo convencional, conocidos como dispositivos de vapeo o e-cigarettes, aún no están tan difundidos.

Infobae ha publicado estudios que alertan sobre las consecuencias de un hábito que no es inocuo y que puede generar secuelas severas en los pulmones y el sistema cardiovascular.

Uno de ellos, realizado por expertos de la Universidad de Harvard, ofreció evidencia elocuente: el cigarrillo electrónico daña microscópicamente el tejido pulmonar con lesiones y síntomas similares al asma.

El tabaco mata a más de 8 millones de personas al año en todo el mundo, según las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En los últimos años, gracias a los datos científicos que pusieron en evidencia los estragos en la salud causados por el tabaquismo y las políticas públicas que desalentaron el hábito, los fumadores de tabaco disminuyeron en todos los rincones del globo.

En paralelo a esos datos auspiciosos de disminución de fumadores, miles de personas reemplazaron los cigarrillos convencionales de tabaco por dispositivos de vapeo, los denominados e-cigarettes, como camino para abandonar la adicción.

Incluso, existen informes que ya alertan sobre su consumo extendido entre jóvenes que nunca aspiraron humo de tabaco.

¿Cómo funcionan los dispositivos de vapeo? Al calentar el líquido, producen un aerosol que se aspira y es similar al humo que emiten los cigarrillos de tabaco. Algunos contienen saborizantes con gusto a vainilla o mentol, y otros incluyen directamente líquidos con nicotina. Y aunque en la última década se popularizaron como una supuesta alternativa más segura a la nicotina, desde la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC) remarcaron a Infobae que “no son una opción inofensiva para dejar de fumar y su utilización trae consecuencias para la salud”.