Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 17 de noviembre de 2019
  • Actualizado 19:43

Consumir ácido fólico ayudará a fortalecer el sistema nervioso de tu bebé

Consumir ácido fólico ayudará a fortalecer el sistema nervioso de tu bebé

Las mujeres en edad reproductiva que busquen programar un embarazo, deben mejorar su estado general de salud con varios meses de anticipación mediante el consumo de alimentos específicos que aporten nutrientes esenciales y ácido fólico. La alimentación sugerida por los especialistas deberá contener al menos 400 microgramos diarios de ácido fólico, para prevenir complicaciones congénitas en el sistema nervioso de recién nacidos y fortalecer el desarrollo del sistema nervioso del bebé en gestación.  Complementar con un régimen de dieta reducirá el riesgo de complicaciones durante el embarazo.


La llegada de un nuevo integrante a la familia incentiva a las mujeres a cambiar varios hábitos, en especial el de la alimentación. Verduras como la lechuga, espinacas, acelgas y el brócoli son una buena opción. Entre las legumbres se destacan las arvejas, habas, la soya, las frutas frescas y frutos secos como la castaña, la nuez, la avellana y la almendra, que aportan importantes dosis de ácido fólico, por lo que deberían ser muy frecuentes en la alimentación de una mujer en edad de gestación. 

“Una dieta adecuada antes de la concepción, se convierte en un ‘seguro’ para el bebé, durante las primeras semanas de vida”, explica Judith E. Brown en su libro Nutrición en diferentes etapas de la vida. “La alimentación inadecuada puede ser la causa de problemas congénitos del bebé”, destacó.

Los expertos recomiendan a las mujeres en edad reproductiva consumir 400 microgramos (mcg) de ácido fólico diarios, y alimentos con folato (o ácido fólico), como parte de una alimentación variada, para prevenir problemas como el defecto del tubo neural, que puede provocar anomalías congénitas en el cerebro, la médula espinal o la columna vertebral del bebé. De igual manera se recomienda evitar el alcohol, las drogas ilegales y medicamentos que necesitan prescripción médica. 

Una dieta saludable y niveles adecuados de actividad física pueden ayudar a las mujeres a alcanzar y mantener un peso corporal óptimo antes de quedar embarazadas. Las mujeres con un índice de masa corporal (IMC) de entre 19,8 y 26,0 antes del embarazo, tienen más posibilidades de tener un embarazo y un parto con menor riesgo y sin complicaciones. 

Por otra parte, una dieta equilibrada y nutritiva antes de la concepción, reduce el riesgo de que las mujeres desarrollen trastornos relacionados con la nutrición durante el embarazo, como la diabetes gestacional, preclampsia, un trastorno e hipertensión inducida por el embarazo.

“Aunque las anomalías genéticas y metabólicas escapan del control de la mujer, una dieta saludable antes de la concepción puede ayudar para que el feto se desarrolle y se convierta en un bebé sano”, concluyó Brown.