Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 03 de diciembre de 2020
  • Actualizado 20:11

Aqua Ray-Ozon, equipo que purifica agua de ríos y produce mate de coca

El aparato puede distribuir el líquido a tres comunidades en un día. Según su inventor, el producto resulta más saludable que el de botellón.
El Aqua Ray-Ozon, aparato que purifica el agua. OPINIÓN
El Aqua Ray-Ozon, aparato que purifica el agua. OPINIÓN
Aqua Ray-Ozon, equipo que purifica agua de ríos y produce mate de coca

Lo bautizaron como Aqua Ray-Ozon. Se trata de un equipo purificador de agua que, además de cumplir con su función principal de abastecer del líquido elemento a las OTB y comunidades rurales, es capaz de producir media tonelada (500 litros) de mate de coca o cualquier bebida que se desee, sobre todo en poblaciones situadas en el campo.

El prototipo, que mide 4 metros de altura y posee 1.20 de diámetro, ofrece agua más saludable que aquella de los botellones comerciales. De acuerdo con el ingeniero Gonzalo Anzoleaga, también inventor del Destroy Germ, el aparato consigue mejores resultados puesto que no utiliza cloro para eliminar gérmenes y bacterias, sino un sistema de succión con dos mangueras que es ayudado por rayos.

“Está destinado para que, en un solo día, despache agua purificada mucho mejor que el de la oficina. Dentro del tubo, el cuerpo del equipo  viene por nebulización. Cuenta con motor propio. Si uno está en Eterazama, Ivirgarzama u otro poblado del Trópico, por ejemplo, es útil. Posee dos mangueras: una de succión y otra de despacho. Se pone la de succión al agua de río. El equipo empieza a chupar, el líquido pasa por unos filtros y, como este está contaminado todavía, atraviesa por el sistema de radiación. No entra en chorros. El nebulizado baja suavemente y, mientras tanto, la radiación va matando cualquier microbio, bacteria o germen. Cuando llega al fondo del tanque, el agua resulta sumamente limpia. Claro que los lugares deben tener una pequeña cisterna adicional receptora, donde esta agua se deposita al final. Luego, la camioneta que estira el remolque distribuye el líquido a cualquier poblado”.

El experto explica que el instrumento es capaz de eliminar impurezas y elementos contaminantes de forma efectiva. Sin embargo, el sistema es aplicable en aguas “claras” de pozo. “La vuelve limpia. El  único requisito es que sea absorbida de una fuente de agua clara. Tiene que ser de pozo de las comunidades. De esos sitios, suelen sacarla cristalina, pero contaminada. Esa es la que sirve para el proceso”.

Anzoleaga, que dice haber creado la herramienta purificadora hace ya más de 25 años, notó que era necesario adicionarle otro tanque con la capacidad de 500 litros especialmente para elaborar la infusión de coca, muy energizante y útil para jornadas extensas de trabajo en zonas rurales.

“Le añadí otro tanque, suponiendo que va a ir a una OTB o una comunidad, por ejemplo. En ese momento pensé en el Chapare, el altiplano y las áreas rurales. Consideré que ese equipo debía llevar otro tanque de media tonelada, especialmente para hacer mate de coca. Esto, mediante un hervidor a gas. Hasta api, refresco de maracuyá, piña o de cualquier fruta. Sirve para bebidas calientes o frías. El aparato cuenta también con un sistema de refrigeración”.

Uno de los que creó Anzoleaga fue entregado a unos ganaderos del Beni. Por el momento, no posee un prototipo a la mano, pero asegura que los fabricará apenas pase la crisis mundial originada por la pandemia del virus de Wuhan (COVID-19).

“Puede dar agua a tres comunidades en un día. Demanda alrededor de 3 horas en cada población chupando agua de río y entregándola limpia y potable”.

Al cochabambino, que recientemente también brindó detalles acerca de un dispositivo purificador de aire especial para hospitales, aeropuertos, espacios políticos y otros, le demora aproximadamente un mes la producción de solo un equipo de agua.

Anzoleaga afirma que, hace más de dos décadas, resolvió “crear” el aparato debido a la epidemia del cólera. “Tiene 25 años de haberse creado en Bolivia. Fue a consecuencia de otro problema de contaminación que venía desde Perú. A este país le entro cólera, que luego invadió a Bolivia. Fujimori, presidente peruano de ese entonces, le regaló a Bolivia, mediante Banzer, 10 tanques de goma de los 100 que le había dado Japón. En ese momento yo había empezado a fabricarlo. Cuando  Fujimori nos regaló los tanques, yo ya contaba con el prototipo montado en Totora”.