Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 05 de diciembre de 2020
  • Actualizado 05:00

La aplicación Maando promete revolucionar la mensajería global

Las personas tienen la posibilidad de enviar cosas pequeñas de un país a otro y conociendo si existen restricciones o no en los aeropuertos de destino.

Un usuario utiliza la aplicación Maando en el celular. EFE
Un usuario utiliza la aplicación Maando en el celular. EFE
La aplicación Maando promete revolucionar la mensajería global

Con la idea de revolucionar la mensajería global, el colombiano Juan David Vergara, creó Maando, una aplicación que, según afirma, ofrece el más ágil, económico y amigable modelo de transporte de paquetes del mercado.

Vergara explica que Maando, que empieza a operar el próximo 26 de octubre, "es una aplicación de amigos donde las personas tienen la oportunidad de enviar cosas (paquetes y documentos) a través de las personas que están viajando en el mundo.

"Por ejemplo, si necesito enviar un cuaderno desde Cartagena, Colombia, hasta Nueva York, me meto a Maando, hago la solicitud y una persona que esté viajando en esa ruta puede aceptar esta solicitud y llevar el paquete", explica.

De esta manera, dice el fundador de Maando, el paquete será entregado en el menor tiempo posible ya que podrá salir prácticamente en el "siguiente vuelo disponible" y llegar a su destinatario final tan solo en el tiempo que tarde uno de los empleados de la empresa en recogerlo en el aeropuerto y entregarlo.

Vergara asegura que su empresa tiene los mejores precios del mercado ya que siempre son tasados por un 10% menos que el valor más bajo que el de tres grandes compañías de mensajería del mundo.

Maando permite el rastreo en tiempo real de los paquetes y además promueve la comunicación entre quien envía y quien transporta, por lo que Vergara define su aplicación como "un mundo de soluciones para ayudarnos entre todos a ser un mundo mejor".

CÓMO FUNCIONA

Las personas se registran en Maando y deciden si entran por la opción de quien envía o de quien lleva un paquete. "Si tú estás viajando de un país a otro, te registras en Maando y dices qué puedes llevar que te quepa en tu maleta", explica.

La aplicación cuenta con información sobre qué se puede o no llevar en el equipaje, según la legislación y restricciones de los diferentes países y aeropuertos del mundo.

Una vez la persona registra su envío, se programa su recogida por parte de un empleado denominado "Maando Rider", quien verifica el contenido del paquete y lo lleva adonde está la persona que lo va a transportar, que a su vez tiene la oportunidad de revisar el contenido.

Cuando el transportador revisa y verifica el paquete este es cerrado y sellado y así es como llega a su destinatario final.

Si bien Maando nace bajo la filosofía de hacerse favores entre personas, quien transporta un paquete obtiene un pago equivalente al 75% del valor total del envío.

La aplicación tiene también la opción de hacer un favor no pago de llevar algo como "una medicina urgente para unos niños con cáncer".

"Maando es una oportunidad para conectar esas necesidades y urgencias que se presentan a diario y que requieren de favores más que de labores para encontrar soluciones", dice Vergara.

La aplicación también permite que la persona que envía un paquete lo asegure de la manera tradicional como se hace cuando se envía por una de las compañías tradicionales de mensajería.

No obstante, Vergara asegura que la mayor seguridad consiste en que las personas cuando se registran en la aplicación bien sea para llevar o para enviar un paquete lo tienen que hacer a través de identificación facial y con su huella digital, con lo cual quedan plenamente identificados.

"Además tenemos controles de seguridad para saber si la persona que está llevando o enviando no tiene ningún problema con la ley (...) si la persona tiene algunos antecedentes penales no puede hacer parte de la comunidad (de Maando)", subraya.

La idea de Maando comenzó a gestarse hace un tiempo cuando Vergara hizo un estudio que le mostró que en Facebook circulan semanalmente en el mercado latino más de un millón de mensajes de personas que piden favores relacionados con el transporte de objetos entre ciudades.