Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 26 de enero de 2020
  • Actualizado 04:19

La directiva del Concejo

La directiva del Concejo
Isabel Caero, feminista y mujer de convicciones firmes con respecto a la necesidad de cambios en la sociedad boliviana, dejó la presidencia del Concejo Municipal.

Cuando asumió el liderazgo del legislativo municipal se propuso enfatizar su gestión en la elaboración de los estatutos municipales, lo que desde este diario y la sociedad civil se exigía porque, sencillamente, esta nueva forma de organización del municipio cambiaría la vida de miles de ciudadanos.

Las mejores intenciones naufragan en los meandros de burocracia, sin embargo sí se observa un avance no publicitado en la dirección que se había impuesto la presidenta. Empero, los grandes problemas arrastrados durante años, debieron ocupar su tiempo. La presidenta los afrontó con diversa eficiencia, pero siempre con voluntad de solucionarlos, pese que debía enfrentar una estructura sólida e interesada. El balance de su gestión merece una nota de aprobación. Aumentada por su desprendimiento del poder cuando resolvió dejar a otras personas dirigir el Concejo la próxima gestión.

Los resultados de una gestión municipal se miden por el número de vecinos que gozan de servicios que no han tenido antes; en suma por el mejoramiento de su vida.

Cochabamba es una ciudad más acogedora y evidentemente los barrios vieron mejorar sus servicios. Pero, queda mucho por hacer.

Ha habido avances en el gran problema del transporte público y el congestionamiento de la ciudad. Las medidas, relativamente tímidas, pero medidas al fin, respecto a prohibición de parqueos en calles importantes, la obligación de parar en las paradas impuestas a vehículos de transporte público urbano, y otras, han bastado para comprobar que ese es un elemento principal.

Ayer se cambió la composición de la directiva del Concejo. El nuevo presidente, también elegido por el MAS y un vicepresidente de una minoría ciertamente falsa, dirigen el órgano deliberante. Fácil elección a diferencia de las de años anteriores y por el un voto del “hijo pródigo” del Concejo que se apareció oportunamente “para servir a Cochabamba”.

Nada de los entretelones de una elección pueden predecir a ciencia cierta el comportamiento de los presidentes y secretarios, sino, al pasar de los meses, el trabajo, las decisiones y el ritmo que impongan a su labor.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad