Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 01 de diciembre de 2021
  • Actualizado 00:25

Inconcebible historia de crueldad

Inconcebible historia de crueldad
La niña de 12 años fue a trabajar en la casa de una familia, con la natural esperanza de ahorrar algo de dinero.

Desde aquel día hasta hoy pasaron tres años en los que sufrió una existencia difícilmente imaginable.

Esta niña fue víctima de una explotación que no es difícil de calificar de esclavitud. Doce horas diarias ayudaba en la venta de comida de su patrona y luego se le obligaba a hacer tareas en la casa. Pero, además de esta inhumana explotación, fue violada sistemáticamente por el marido y el hijo de la dueña de casa. Durante esos actos de violación, era sometida a descargas eléctricas y golpes de los que tiene múltiples cicatrices.

Consecuencia de estos abusos inauditos, la niña quedó embarazada en tres ocasiones; en dos de ellas, la patrona le dio a beber pociones que la obligaron a abortar, pero continuaban las violaciones con aquiescencia de esta mujer.

Al cumplir quince años, fue descubierto el régimen de esclavitud en que vivía la niña. Rescatada y con un tercer embarazo, relató la vida de terribles sufrimientos que pasó con aquella familia de la infamia.

Las investigaciones de la Policía y de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia, comprobaron la veracidad del martirio.

Una audiencia cautelar envió a la patrona a la cárcel. El esposo está prófugo y el hijo argumentó, sin respaldo legal, relaciones consensuadas.

Actualmente, la mujer está libre, así como su hijo y el esposo.

Se espera para los próximos días el comienzo del juicio oral contra la patrona y el esposo prófugo. En la Defensoría temen que los acusados transen con la familia de la víctima.

En este tiempo en que hay decenas de organizaciones no gubernamentales y oficiales, leyes de protección y cuando creíamos que el respeto a los niños estaba interiorizada en la sociedad, es una afrenta para todos el caso de la esclavitud laboral y sexual, y de sufrimiento de torturas, de una niña.

Para mayor atrocidad, está la posibilidad de que los tres verdugos queden libres por una transacción.

Aquellas organizaciones no pueden quedar ajenas ante este escándalo. Y, además, queda la pregunta sobre si se puede transar por encima de la Constitución Política del Estado.