Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 26 de junio de 2022
  • Actualizado 19:31

Mesa propone a Evo seis medidas contra la crisis del agua

Mesa propone a Evo seis medidas contra la crisis del agua

Carlos Mesa Gisberth, expresidente de Bolivia, calificó de "hecatombe" la crisis de agua que afecta a la sede de gobierno, algo que se ha convertido en una noticia mundial, y, en ese marco, ha propuesto al gobierno de Evo Morales la adopción de seis medidas.
Un pacto nacional al margen del color, la convocatoria y participación de los organismos internacionales, la reformulación del Presupuesto General del Estado, que el discurso del Vivir Bien se convierta en algo concreto, que haya información oportuna como acción ciudadana responsable, son los planteamientos del expresidente Mesa.
"La palabra crisis no nos es ajena, ha sido una compañera de nuestro camino histórico y, mal que nos pese, ha marcado la mayor parte del tiempo de nuestras vidas, pero probablemente la crisis del agua se cuenta entre las más dramáticas que nos ha tocado enfrentar", dice en su blog.
A continuación damos a conocer el planteamiento de Mesa frente a la crisis del agua:
Ante esta hecatombe no cabe quedarnos atrapados en los reproches y las cuentas por cobrar, lo que toca es buscar soluciones.
1. Es imperativo un pacto nacional que encare la crisis evitando el desangramiento entre gobierno y oposición. Esta vez sí, el gobierno tiene la oportunidad de demostrar que quiere trabajar con todos, con los mejores para dar una respuesta al drama y que, más allá de las palabras y las acusaciones, quiere contar con todos los bolivianos para resolver la crisis.
2. Es imperativo que el gobierno pida la participación internacional para trabajar con organismos multilaterales especializados y expertos del más alto nivel mundial, en un plan de contingencia y, sobre todo, en el diseño de una estrategia de respuesta estructural a los efectos del cambio climático, particularmente en la region andina del país. Esa tarea debe ser encarada de modo conjunto entre personalidades internacionales y nacionales.
3. Es imperativo hacer una reformulación del presupuesto general del Estado que oriente inversiones inmediatas para paliar, mejorar y en el mediano plazo resolver la provisión de agua en las regiones urbanas y rurales más golpeadas por la escasez.
4. Es imperativo establecer una tarea de coordinación sin limitación de ninguna clase entre gobierno nacional, gobernaciones y municipios, para diseñar una tarea común en el próximo quinquenio que defina prioridades, áreas de intervención y montos de inversión eficiente para combatir la situación.
5. Es imperativo repensar él discurso del vivir bien y de la Pachamama, para que una valiosa filosofía utilizada solo desde la retórica se convierta en una acción real de protección de aquellos elementos que son vitales para garantizar la provisión de agua. a)Preservación de los bosques como generadores de agua. b)Reforestación masiva. c)Garantía de un uso racional de recursos que afectan a las cuencas que proveen este bien. d)Acción rigurosa que integre el concepto de que la explotación de recursos para la generación de excedente puede ser incompatible con la garantía de la provisión permanente del recurso renovable más importante: el agua.
6. Es imperativo que los ciudadanos entendamos nuestra responsabilidad. Para ello se requiere volcar recursos de comunicación del Estado en una masiva campaña de educación ciudadana que nos enseñe: solidaridad con los afectados, respeto al otro independientemente de su origen étnico, social o económico. Que nos haga entender con claridad que hemos derrochado de manera criminal el recurso agua y que, a partir de hoy, debemos hacer un uso racional y, más que eso, claramente ahorrativo de este bien. Y algo crucial, que estemos informados con la verdad, con prontitud y con seriedad.
De hecho, llegamos tarde, pero tenemos la oportunidad de demostrar que juntos somos capaces como nación de enfrentar y derrotar esta crisis, una de las peores de nuestra historia.