Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 16 de junio de 2024
  • Actualizado 18:05

LOS AGRICULTORES DE OMEREQUE CLAMAN AYUDA, PORQUE LA SEQUÍA ESTÁ AFECTANDO A SUS CULTIVOS. PARA COMBATIR A LA MOSCA BLANCA O WIPHALA, FUMIGAN LAS PLANTACIONES.

La falta de agua y una plaga dañan a la producción de tomate

La falta de agua y una plaga dañan a la producción de tomate



Luego de más de cinco horas de viaje por un camino de ripio y lleno de quebradas, se divisa un paisaje lleno de árboles, cactus, atajados de agua, sembradíos y animales, entre ellos hermosos caballos: es Omereque, el mayor productor de tomate de Cochabamba

A medida que se ingresa a este municipio el panorama cambia y se torna sombrío: los tomates están deteriorados y con manchas negras como efecto de una plaga y la escasez de agua; el caudal del río es solo una delgada hilera y gran parte de los sembradíos están secos.

La falta de lluvias, la reducción del caudal del río Mizque, la sequedad de los atajados y una plaga, afectaron a la cosecha del tomate en el municipio de Omereque, en el Cono Sur.

El efecto inmediato de esta situación fue el alza de precios en los centros de abasto de la ciudad de Cochabamba. En los últimos días, el costo de la caja de tomate subió más del 100 por ciento , de 90 a 200 bolivianos.

"Estamos en el mes de mayo, pero es como si estuviéramos en octubre, con días críticos por la sequía", comentó una comunaria.

Los productores de unas 1.300 hectáreas de hortalizas y, principalmente, de tomate, aplican una serie de medidas para no perder su producción. Luchan contra la plaga de la mosca blanca, denominada wiphala. Para ello realizan permanentes fumigaciones.

Además, tienen que abastecerse de agua a través de cisternas.

Ambas medidas incrementan sus costos de producción y los precios en los mercados.

EL MUNICIPIO El alcalde de Omereque, Héctor Arce, afirmó que este problema derivará en la pérdida de cientos de hectáreas de los cultivos.

Omereque, Segunda Sección Municipal de la Provincia Campero, se encuentra a 227 kilómetros de la ciudad de Cochabamba y a 77 del municipio de Totora. Geográficamente está en una hoyada rodeada de varios cerros.

En este municipio habitan alrededor de ocho mil habitantes, de los cuales 1.300 se dedican a la actividad agrícola.

Este medio de comunicación realizó un recorrido por cuatro de las 20 comunidades de la región.

Bajo un sol radiante que alcanzaba aproximadamente a 26 grados centígrados, en las comunidad de Pampa y Carrera, la actividad era ardua entre los agricultores. Hombres y mujeres fumigaban, desyerbaban y regaban los sembradíos de tomate.

AGUA Para regar los sembradíos, algunos agricultores empezaron a activar pozos, instalando bombas de agua, con una red de cañerías conectadas directamente hacia los surcos. Entre tanto, los canales de riego revestidos con cemento en las partes laterales y el centro de las parcelas estaban secos.

En una de las tantas hectáreas de tomate, una pareja de esposos trabajaba, visiblemente preocupada por los daños ocasionados por una plaga que ingresó desde la pasada gestión. Se trata de la mosca blanca, conocida como wiphala, que ataca al producto dejándole con una mancha negra y dañada, al margen de la "chata" y la "churca", otras enfermedades malignas.

En la parte este del poblado de Omereque, en la comunidad de Traca Laguna, también es evidente la sequía. La plaga de la mosca verde y otra enfermedad rara han empezado a secar desde la raíz las plantaciones de tomate.

En la parte alta, del sector norte, los más de 20 atajados de agua para riego del tomate, sandía y otros, se encontraban secos.

Los dueños de algunos sembradíos empezaron a llevar agua en cisternas para regar mediante el sistema de goteo unas dos hectáreas de tomate.

Mientras, al otro extremo, una hectárea de sandía fue abandonada debido a la falta de agua.

La lucha de los agricultores es recuperar la inversión que realizaron y ganar algo para la subsistencia de sus familias, que desde hace un tiempo se ven afectadas por esta situación.

La Alcaldía proyecta perforar unos 40 pozos profundos

Ante la falta de lluvias en el Cono Sur de Cochabamba y la carencia de caudal en el río Mizque, la Alcaldía de Omereque busca alternativas de solución.

El alcalde de esta región, Héctor Arce, informó que se prevé la construcción de unos 40 pozos profundos con anillas entre 8 a 10 metros de profundidad.

“Ya se cuenta con los perfiles del proyecto para garantizar el agua para riego para la producción”.

Aproximadamente unas 1.300 hectáreas de cultivos requieren, en estos momentos, agua para riego, tomando en cuenta que gran parte de los pobladores vive de la actividad agrícola.

Sin embargo, Arce dijo que se encuentran preocupados por la escasez de agua que ha hecho que varios productos, entre ellos el tomate, se incrementen de precio en los mercados cochabambinos.

En Omereque existen muchos productores que han empezado a acarrear agua a sus atajados para garantizar la producción y recuperar la inversión.

El municipio de Omereque se encuentra incluido dentro de las zonas declaradas en emergencia por una sequía extrema que afecta a decenas de familias y cultivos agrícolas.

“Esta situación es el resultado de la poca cantidad de lluvias que se registró en los últimos meses en el Cono Sur de Cochabamba”, manifestó la autoridad.

Dijo que la escasez de precipitaciones pluviales tuvo como efecto que la principal fuente de provisión de agua para el riego de cultivos de Omereque, que es el río Mizque, esté con un caudal bajo.

“El nivel del río es mínimo. Creemos que no llegará hasta el mes de junio y que se acabará hasta fines de mayo”, aseveró.

Sostuvo que ya se registran pérdidas considerables, que preocupan.

La Gobernación de Cochabamba ya tiene conocimiento de estos desastres que se dejan sentir, no solamente en Omereque, sino en otras regiones del sur del departamento.

Hasta ayer, la Secretaría de los Derechos de la Madre Tierra de la Gobernación contabilizó a 15 municipios que se declararon en emergencia a la espera de lograr recursos para su asistencia.

Por los datos registrados, los municipios afectados con los cambios climáticos, producto del fenómeno de El Niño, pretenden recuperar lo invertido en semillas y otras asistencias.

Racionalizan el agua para el consumo humano

La sequía en Omereque no solamente afecta a la parte agrícola, sino también a la población, que llega a unos ocho mil habitantes, que ya sufre del racionamiento del agua, desde la pasada semana.

“Los días 8 y 9 de mayo no hubo agua para consumo y la población tuvo que abastecerse de otros lugares”, informó el alcalde Héctor Arce.

Hay más de siete vertientes a unos 25 y 30 kilómetros de la población de Omereque, los cuales tienen sus aguas mermadas.

Uno de los factores para la poca acumulación de las cargas hídricas, fue la falta de lluvias en las alturas.

La población ha empezado a desesperarse ante el racionamiento del servicio de agua potable que realiza la Municipalidad.

Mucha gente busca alternativas y una de ellas es trasladarse al río Mizque, pese al poco caudal que tiene. Allí lavan su ropa y recogen agua en bidones u otros recipientes. El problema es que el líquido ahora se muestra contaminado.

En el río Mizque, la gente lava también sus vehículos y utiliza el agua para el consumo del ganado.

La pasada gestión, en el marco del Programa Mi Agua II, el presidente Evo Morales entregó un sistema en la población de Omereque.

Esta obra tuvo un costo de más de un millón de bolivianos y fue ejecutada por el Fondo Nacional de Inversión Productiva y Social (FPS), financiada por el Gobierno nacional con una contraparte de los gobiernos municipal y departamental.

El sistema tiene 400 metros de revestimiento y la obra beneficiará a 120 familias.

A través de este programa, el Gobierno de Morales puso a disposición de los municipios –excepto en las ciudades capitales– 100 millones de dólares para ser utilizados en proyectos de agua potable.

Asambleístas esperan ley para declaratoria de emergencia 

Asambleístas de Cochabamba aguardan el proyecto de ley para declarar al departamento como zona de emergencia.

Hasta el momento, 15 de los 47 municipios de Cochabamba enviaron sus declaratorias de emergencia a la Gobernación para ser evaluadas.

El asambleísta por la provincia Cercado y miembro de la primera comisión, René Rocabado, expresó su preocupación por la sequía debido al fenómeno de El Niño.

“A nivel departamental existen oficialmente 15 municipios afectados con el tema de sequía”, dijo.

Los municipios presentan ante la Gobernación informes técnicos y declaratoria de emergencia.

Con la declaratoria de emergencia para el departamento de Cochabamba se prevé un apoyo económico para todas las regiones afectadas por el cambio climático, principalmente la sequía.

Los recursos que provendrán directamente del Gobierno central dependerán de las condiciones de cada uno de los municipios de la región.

“Conforme aquello, la Asamblea Departamental verá este proyecto de ley para su aprobación lo más antes posible, porque el efecto del cambio climático se va sentir después”, señaló la autoridad.

Existe amplia voluntad por parte de todos los asambleístas para la declaratoria de emergencia.

En pasados días, la Asamblea Legislativa Departamental aprobó el desembolso de dos millones de bolivianos para asistir de emergencia a las poblaciones afectadas por el clima, como la sequía, granizada, vientos huracanados, entre otros.

Se compraron semillas, vituallas y otros productos que fueron entregados vía la Unidad de Gestión de Riesgos (UGR), dependiente de la Gobernación de Cochabamba.

Con la nueva declaratoria se pretende mejorar las situaciones de las provincias y dotar las ayudas correspondientes con recursos económicos del Gobierno, según anunció el responsable de la UGR, Óscar Soriano.