Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 27 de octubre de 2021
  • Actualizado 05:28

EL TERRITORIO CRUCEÑO ESTÁ REVESTIDO DE ESCENARIOS NATURALES QUE ALBERGAN ESPECIES DE FLORA Y FAUNA QUE SON ÚNICAS EN EL MUNDO

Selvas vírgenes componen un paisaje paradisiaco

Selvas vírgenes componen un paisaje paradisiaco

Los ejemplares de flora y fauna dispersos en el territorio cruceño configuran exuberantes paisajes naturales que, producto del clima tropical de este departamento, conservan su belleza a lo largo del año.

Gran parte de los centros turísticos naturales del mundo llegan a su máxima expresión en determinadas estaciones del año y con el transcurso del tiempo su nivel de esplendor reduce, sin embargo El Pantanal -ubicado en el este de Santa Cruz- es un sitio de belleza casi imperecedera.

Como su nombre indica, esta zona está compuesta básicamente por pantanos de agua dulce -inundados de forma constante- y áreas arboladas que no tocan el agua. Estos elementos naturales se constituyen en el hábitat de 264 especies de peces, 300 de aves y 70 anfibios y reptiles.

Esta combinación entre fauna y flora hace que El Pantanal sea un territorio indispensable en la composición de la amazonía de Latinoamérica.

Para acceder a él, es necesario recorrer cerca a 600 kilómetros desde la capital cruceña, hasta llegar a Puerto Suárez, ahí existe una gama de servicios hoteleros.

ÁREAS PROTEGIDAS En el punto cardinal contrario a El Pantanal -en el oeste- el panorama es similar, es decir, la naturaleza toma protagonismo gracias al “Codo de los Andes” o Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Amboró.

Los turistas recorren este sitio a través de caminatas que se traducen en experiencias inolvidables porque más de tres mil plantas envuelven el camino. Entre esta gama de plantas destacan las ornamentales como las orquídeas o helechos gigantes y las que tienen fines comerciales como el pacay, mara, pino de monte, entre otros.

Con suerte, los turistas también pueden apreciar a alguna de las 43 especies de murciélagos, osos andinos, osos bandera, entre otros, que moran en la zona. No obstante, lo que sí es habitual apreciar es a alguno de los 812 tipos de aves que planean por los cielos o a alguna de las 73 variedades de anfibios que recorren los suelos.

Otra de las reservas naturales valuarte de Santa Cruz es el Parque nacional Noel Kempff Mercado porque fue nombrada Patrimonio de la Humanidad el año 1991.

Una de las zonas más llamativas de este parque es la meseta de Caparuch o Huanchaca porque se eleva a mil metros sobre el nivel de mar y forma un panorama espectacular compuesto por las cataratas más bellas del país y por aves características del lugar: las parabas de frente azul.

Para recorrer ambas reservas es necesario contratar los servicios de guías turísticos.