Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 27 de octubre de 2021
  • Actualizado 05:19

LA FUSIÓN DE INGREDIENTES REGIONALES CON PRODUCTOS INSERTADOS POR LOS CONQUISTADORES IMPULSÓ LA ELABORACIÓN DE DELICIOSOS PLATILLOS

El sabor de la tierra cruceña de antaño

El sabor de la tierra cruceña de antaño



De manera previa al detalle de los platos que en la actualidad constituyen la exquisita gastronomía cruceña, es necesario destacar que mucho antes del inicio de la época colonial, la base de la alimentación de las familias orientales era la yuca.

Asimismo, su dieta diaria incluía maíz, camote, calabazas y frijoles, sin embargo con la llegada de los españoles los pobladores se apoderaron del arroz y el plátano para preparar platillos que hoy son referenciales en el departamento.

Una de las comidas que destaca entre el cúmulo de ofertas gastronómicas cruceñas es el Majadito. Este plato es una composición de charque de res mezclada con arroz, urucú (pimentón) y colorante rojo. Todo esto es acompañado con huevos y plátanos fritos.

El nombre original del platillo es “Majau” y significa golpeado, este denominativo fue puesto porque antes de hacer cocer la carne, la misma debe ser machucada en un mortero hecho de madera.

Los historiadores remontan el origen de este plato a la época de la conquista por su parecido a la Paella española.

VARIEDAD Otro platillo que habitualmente está inmerso en el menú de los principales restaurantes cruceños es el “Locro Carretero”.

Antes de hablar sobre la composición de esta delicia, es necesario mencionar que surgió gracias a los carreteros, quienes saboreaban esta comida durante sus extensos viajes por tierras cruceñas.

En aquella época, era común preparar el Locro en olla de barro y mezclarlo con cuchara de barro. Sus principales ingredientes son el arroz, el charque de res y los plátanos de freír.

Actualmente, son pocas las personas que preservan la tradición de elaborarlo con los utensilios que se usaban antiguamente.

“Nuestra abuela cocinaba el Locro en concha y el aroma del humo que se impregnaba en la comida le daba un sabor exquisito a este plato”, declara la cruceña Mery Vivero, a tiempo de detallar que el sabor es aún mejor si se come en un plato de barro y con cuchara de palo.

Además del Locro, los cruceños instauraron otras comidas tradicionales en su abanico gastronómico, tal es el caso del “Pipián”.

Esta receta está arraigada en el menú camba, no obstante los benianos e incluso los colombianos tienen su propio “Pipián”. El hecho de que cada región prepare este plato a su modo, hace que el Pipián cruceño sea único.

Este platillo está compuesto por un guiso espeso hecho de un puré de papas coloradas, maní tostado y molido, ajos, huevos duros picados, tomate, cebollas y clavo de olor. Todo está acompañado de una presa de carne de pollo, arroz y yuca.