Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 22 de septiembre de 2019
  • Actualizado 02:18

Vetan terapias para cambiar orientación sexual a menores

La homosexualidad no es una enfermedad. Por tanto, cualquier profesional de la salud mental que viole la prohibición está sujeto a sanciones. La ley esperó 10 años para su aprobación.
Vetan terapias para cambiar orientación sexual a menores


El Parlamento de Nueva York aprobó un proyecto de ley para prohibir en este estado la controvertida terapia de conversión, con la que se busca cambiar la orientación sexual de las personas, para menores de 18 años.

El proyecto de ley, que fue presentado inicialmente hace más de una década, también protege a residentes del estado de discriminación basada en identidad de género o expresión en empleo, educación, crédito y vivienda.

La Asamblea estatal, dominada por demócratas, ha estado aprobando la medida desde 2008, pero era frenada en el Senado, que por los pasados diez años estuvo dominado por los republicanos, lo que cambió en los pasados comicios de noviembre.

La terapia de conversión o rehabilitación pretende cambiar la identidad u orientación sexual de las personas y tiene su fundamento en que la homosexualidad es "una enfermedad o un desorden mental", lo que rechazan organizaciones como la Asociación Médica Estadounidense.

"Nueva York tiene una reputación de diversidad e inclusión y la mayoría de la Asamblea se ha comprometido a mantener esa reputación y proteger los derechos de los demás", dijo el presidente de la Asamblea, Carl Heastie.

"Toda persona tiene derecho a vivir su vida libre de hostilidad y exclusión, y nuestros jóvenes merecen apoyo en su búsqueda por descubrir su identidad en una manera que promueva su felicidad y una salud mental positiva", agregó.

Con esta acción, Nueva York sigue los pasos del Distrito de Columbia y otros 14 estados que ya lo han prohibido: Connecticut, California, Delaware, Nevada, Nueva Jersey, Oregon, Illinois, Vermont, Nuevo México, Rhode Island, Washington, Maryland, Hawai y Nuevo Hampshire. Hasta el momento, solo tres países en el mundo prohíben las terapias de conversión: Ecuador, Brasil y Malta.

Se probó la ineficacia

De acuerdo con la Asociación Estadounidense de Psicólogos, la terapia de conversión no cambia la orientación sexual de una persona y ha expresado su preocupación por dichas terapias y el posible daño a los pacientes.

"La realidad es que la homosexualidad no es una enfermedad. No requiere tratamiento y no puede cambiarse", señala en su página web.

En marzo de 2016, la Asociación Mundial de Psiquiatría rechazó las terribles “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas (los riesgos incluyen depresión, ansiedad y comportamiento autodestructivo), según www.tercerainformación.es.

Estas terapias están basadas en la idea errónea que ser gay, bisexuales, trans, es una enfermedad mental que puede ser curada.

El Consejo General de la Psicología de España, afirmó en 2017 que las intervenciones que prometen “curar” la homosexualidad carecen de fundamento.