Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 18 de septiembre de 2019
  • Actualizado 05:40

Cero pantallas para los menores de dos años

Expertos de la Organización Mundial de la Salud recomiendan evitar la exposición de lactantes a la televisión, las tabletas y los videojuegos.
Cero pantallas para los menores de dos años


La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que los menores de 2 años no deberían ver de forma sedentaria y pasiva la televisión ni el contenido de otras pantallas, incluidos los videojuegos.

El límite para niños de entre 2 a 4 años es de una hora al día y si es menos, mejor.

Las nuevas recomendaciones de la OMS se centran en la observación pasiva (cuando los padres dejan a sus hijos frente a una pantalla para que se entretengan) y se dirigen a combatir la inactividad infantil, un factor de riesgo importante para la mortalidad global y las enfermedades relacionadas con la obesidad.

Es la primera vez que la OMS hace recomendaciones sobre actividad física, comportamiento sedentario y sueño para niños menores de 5 años.

Para niños de 3 y 4 años todavía falta una investigación definitiva sobre los daños o posibles beneficios que el uso de pantallas en sí mismo causa en los niños.

El Real Colegio de Pediatría y Salud Infantil de Reino Unido dijo que actualmente no hay evidencia suficiente para establecer límites de tiempo frente a las pantallas.

Sin embargo, la doctora Juana Willumsen, una de las autoras de la guía de la OMS, considera que es poco probable que los niños muy pequeños obtengan algún beneficio de mirar sedentaria y pasivamente una pantalla.

"El tiempo sedentario se debe convertir en tiempo de calidad. Leer un libro con su hijo, por ejemplo, puede ayudarlo a desarrollar sus habilidades lingüísticas", dice.

Hábitos se crean

en la infancia

Los expertos coinciden en que la infancia temprana, durante la cual hay un rápido crecimiento y desarrollo cognitivo, es el periodo en el que se forman los hábitos de los niños y las rutinas familiares están más abiertas a los cambios y son más adaptables.

"Mejorar la actividad física, reducir el tiempo de sedentarismo y asegurar al niño un sueño de calidad mejoran su salud física y mental, así como su bienestar en general, previenen la obesidad y otras enfermedades", explicó una de las responsables en la elaboración de la guía en la OMS, Fiona Bull.

Los datos disponibles indican que 40 millones de niños menores de cinco años (5,9 por ciento del total) en el mundo sufren sobrepeso.

Para los bebés se propone estimular su actividad física varias veces al día y privilegiar el juego interactivo mientras están acostados. Los momentos de pasividad no deben superar de una hora seguida.