Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 22 de septiembre de 2019
  • Actualizado 02:12

Alerta en Argentina por epidemia de hantavirus

Más de 10 personas fallecieron las últimas semanas, a causa de la enfermedad transmitida por roedores de cola larga. 
Alerta en Argentina por epidemia de hantavirus



Sebastián Valle, de 27 años, perdió a su padre Aldo (61) y a sus dos hermanas Jéssica (30) y Loreley (32), por hantavirus, en Epuyén, Argentina. 

Sebastián sobrevivió a la enfermedad, igual que su abuela Ninfa Avalos (90) que se encuentra en recuperación y con buen pronóstico en el hospital local.

Todo comenzó, suponen, cuando Aldo fue a un cumpleaños y lo contagió el Paciente 0.

“La fiebre te quita las ganas de hacer cosas, te dan ganas de tirarte en la cama y dormir, nada más. Y me subía y me la bajaba con los medicamentos, pero seguía empeorando. Después me costaba pasar los exámenes como cuando te hacen inspirar, cada vez me dolía más la espalda y no podía llenar los pulmones”, explicó al diario Clarín.

El pasado 12 de enero, el juez de Esquel Martín Zacchino ordenó el aislamiento, durante 30 días, de los afectados por el brote de hantavirus que ya se cobró nueve muertes en la provincia de Chubut.

El magistrado aceptó una petición realizada por el ministro de Salud de Chubut, Adrián Pizzi, que pidió la imposición de medidas legales para asegurar el aislamiento respiratorio selectivo de 83 vecinos y evitar la propagación del virus. Entre las personas afectadas, 51 viven en Epuyén. Maylen Valle relató a TN cómo vive este complejo momento.

"Estamos tratando de sobrellevar esta situación. Es muy doloroso. Vinieron dos policías y nos dieron una notificación para que no salgamos de casa", contó. Ella, su pareja y sus dos hijos de 10 y 2 años, tienen que permanecer encerrados hasta febrero.

Quienes violen las medidas sanitarias para evitar la propagación se pueden enfrentar a una pena de entre 6 meses y 2 años de prisión.

"Al más grande tratamos de explicarle la situación. Lo entendió y está muy triste. El más chiquito está llorando porque no puede salir a jugar", explicó la mujer.

Las autoridades de Epuyén ordenaron reducir las jornadas de trabajo a cuatro horas diarias. Recomendaron a los negocios que no atiendan a más de dos personas a la vez en sus locales y el uso de mascarillas, entre otras medidas preventivas, según EFE.

Además, el gobierno municipal de esta ciudad de unos dos mil habitantes, suspendió todas las actividades grupales en espacios cerrados municipales como el gimnasio o las iglesias durante cuarenta días.

Más de 10 personas fallecieron en Argentina, a causa del hantavirus.

GOBIERNO SOSPECHA QUE EL BROTE Es una "mutación"  

El secretario de Salud de Argentina, Adolfo Rubinstein, manifestó que desde el Gobierno sospechan que el brote de hantavirus es una "mutación", ya que se puede dar el "contagio interhumano".

"Fundamentalmente, hasta ahora la vía de contagio eran los casos esporádicos por inhalación de las secreciones de los ratones (...). La diferencia es que es contagio interhumano, esto es lo que es mucho más preocupante desde el punto de vista epidemiológico", afirmó el titular de Salud.

Rubinstein explicó a EFE que la cadena de contagios se inició con un "señor con síntomas" que concurrió a unas fiestas populares a principios de noviembre y contagió a quienes compartían la mesa, y a partir de aquí se fueron incrementando el número de casos.

Remarcó que los pacientes del virus pasan por una "condición gravísima", ya que este brote está registrando una mortalidad de más del 40 por ciento .

Para la transmisión entre personas, se necesita un contacto estrecho con los enfermos en el período inicial del cuadro febril, que va de las primeras 48 a 72 horas.

Los síntomas de este virus son fiebre, dolores musculares, escalofríos, dolores de cabeza, náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea y en etapas avanzadas dificultad respiratoria.