Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 23 de septiembre de 2019
  • Actualizado 16:22

Alergias pueden causar depresión en los pacientes

Alergias pueden causar depresión en los pacientes


Cada noche Ana García despertaba con una serie de estornudos, de hasta 15 veces en menos de cinco minutos, y escurrimiento nasal. Como a muchas otras personas alérgicas, molestias de este y otro tipo afectan su calidad de vida y pueden acabar en depresión.
Así, su calidad de sueño fue empeorando al igual que la de su pareja que tenía que padecer la rinitis alérgica de manera indirecta.
Una noche su problema se agravó y tuvo que ser hospitalizada en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) por un ataque de asma.
Aunque no ha tenido otro ataque de asma su rinitis continúa y asegura que ha disminuido su calidad de vida pues todo el tiempo está estornudando y con escurrimiento nasal, como si tuviera un gripa eterna, señaló.
Ese problema hace que no duerma bien y hay días en que despierta cansada e irritada por la falta de sueño, además de que presenta signos de depresión, la cual, dice, no ha tratado.
De acuerdo con el alergólogo pediatra y director del Centro de Asma y Alergia de México, Carlos León Ramírez, el caso de Ana García es más común de lo que la gente piensa, pues las alergias están relacionadas con la depresión.
La rinitis, una de las enfermedades alérgicas más comunes, puede provocar "una muy pobre calidad de vida, duermen muy mal, tienen depresión. Esta se presenta sobre todo por la mala calidad de vida y es más común en mujeres adultas", apuntó León Ramírez.
En tanto, el especialista en enfermedades alérgicas e inmunológicas, Daniel Ignacio Ramírez Aragón, explicó que una alergia es "una reacción del organismo que se produce por la exposición a una sustancia extraña, que puede ser inhalada, ingerida, untada, inyectada por cualquier vía".
Añadió que el principal factor de riesgo de las alergias es el genético, pues si ambos padres tienen esta afección la posibilidad de heredarla es del 80 por ciento . Esto puede llegar a los bronquios, bronquiolos y alvéolos e incluso al aparato cardiovascular, provocando que haya un choque anafiláctico (una disminución en la presión arterial) que puede desencadenar en la muerte.
El especialista subraya que existen tratamientos para tratar las alergias y no sólo eso, "la gran mayoría de las enfermedades alérgicas se pueden curar".