Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 23 de septiembre de 2019
  • Actualizado 11:52

Vinculan la vitamina A con menos riesgo de contraer cáncer de piel

Vinculan la vitamina A con menos riesgo de contraer cáncer de piel

¿Se pregunta si puede hacer algo más, aparte de untarse protector solar, para prevenir el cáncer de piel? Un nuevo estudio sugiere que consumir más vitamina A podría ayudar, informó HealthDay News.
El estudio de unos 125.000 estadounidenses encontró que las personas con la mayor ingesta de vitamina A reducían su riesgo de cáncer de piel escamocelular en alrededor de un 15 por ciento. La mayor parte de la vitamina A que consumían provenía de los alimentos.
"Estos hallazgos añaden otro motivo para tener una dieta saludable con frutas y verduras. La vitamina A de las fuentes vegetales es segura", aseguró Eunyoung Cho, autora sénior del estudio, profesora asociada de dermatología y epidemiología en la Universidad de Brown.
Las fuentes alimenticias saludables de vitamina A incluyen al boniato, el melón, las zanahorias, el frijol de ojo negro, los pimientos rojos dulces, el brócoli, la espinaca, los lácteos, el pescado y la carne (sobre todo el hígado), según los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de EE. UU.
La vitamina A es una vitamina liposoluble. Eso significa que se puede acumular en las células grasas. Pero cuando se toma en grandes cantidades, como las de los complementos, potencialmente se puede alcanzar un nivel peligroso, según los NIH. Los adultos no deben consumir más de 10.000 unidades internacionales (UI) de vitamina A preformada al día, enfatizaron los NIH.
Cho señaló que un exceso de vitamina A preformada (típicamente de complementos y algunos alimentos de origen animal) aumenta el riesgo de osteoporosis y fracturas de cadera.
El carcinoma escamocelular es un tipo común de cáncer de piel. Hasta un 11 por ciento de los estadounidenses tendrán un cáncer de piel escamocelular en algún momento de sus vidas, apuntaron los investigadores. Tiende a ocurrir en áreas expuestas a mucha luz del sol, como la cara y la cabeza.
El estudio incluyó datos de más de 75.000 mujeres que participaron en el Estudio de salud de las enfermeras, y de casi 50.000 hombres que participaron en el Estudio de seguimiento de profesionales de la salud. Los participantes estaban, en promedio, a principios de la cincuentena.
Los voluntarios del estudio proveyeron información sobre su dieta y su uso de complementos promedio.
Las personas con unos niveles más altos de vitamina A tendían a ser mayores. También hacían más ejercicio y eran menos propensas a consumir alcohol o cafeína. Las mujeres con unos niveles más altos de vitamina A eran más propensas a usar hormonas postmenopáusicas.
Al final, casi 4.000 personas tuvieron un cáncer de piel escamocelular durante los más de 25 años de seguimiento, mostraron los hallazgos.
La ingesta diaria de vitamina A era de unas 7.000 UI al día en el grupo más bajo de ambos estudios. El grupo más alto de ambos estudios ingerían más de 21.000 UI al día. La mayor parte de esto provenía de fuentes dietéticas, dijeron los autores del estudio.
Los investigadores anotaron que aumentar el uso de complementos de vitamina A no pareció reducir el riesgo de cáncer de piel escamocelular.
La vitamina A pareció proteger incluso más a las personas con numerosos lunares y a las que habían sufrido una quemadura solar con ampollas en la niñez o la adolescencia.
El estudio no se diseñó para probar un vínculo causal, pero Cho dijo que la vitamina A trabaja para mantener sanas a las células de la piel, y quizá por eso se vincula con un riesgo más bajo de cánceres escamocelulares.
Pero, añadió, aunque una persona consuma una dieta saludable rica en vitamina A, de cualquier forma debe usar protector solar al salir al aire libre.