Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 19 de septiembre de 2019
  • Actualizado 21:58

Muchos pacientes con cáncer terminal prueban tratamientos inútiles

Muchos pacientes con cáncer terminal prueban tratamientos inútiles

Enterarse de que se tiene un cáncer que en apariencia es inminentemente terminal es una noticia difícil de digerir.
Y una nueva investigación difundida por HealthDay News indica que cuando les dan apenas un mes de vida, un número significativo de pacientes de cualquier forma optan por intervenciones agresivas y con frecuencia costosas, a pesar de que hay pocas evidencias que sugieran que resultarán útiles.
Un estudio de poco más de 100.000 pacientes en Estados Unidos encontró que el deseo de someterse a un tratamiento para el cáncer que al final es inútil "no es un fenómeno raro", señaló el autor del estudio, el Dr. Helmneh Sineshaw, de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society).
Más de una cuarta parte se sometieron a un tratamiento activo, como cirugía o quimioterapia, en las últimas semanas de vida, apuntó Sineshaw, director de investigación en patrones y resultados del tratamiento de la sociedad oncológica.
"Los pacientes con un cáncer metastásico recién diagnosticado que mueren poco después del diagnóstico son una población única", enfatizó. Los hallazgos sugieren una necesidad de identificar mejor a las personas a quienes les iría mejor con los cuidados paliativos, que buscan aliviar los síntomas y el estrés, en lugar de unos tratamientos agresivos y costosos.
El Dr. Richard Schilsky, director médico de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (American Society of Clinical Oncology), se mostró de acuerdo en que este grupo es "bastante raro", al conformar apenas un 5 por ciento de los casos de cáncer.
"Es una situación difícil para los médicos y los pacientes", añadió Schilsky. "Pero los oncólogos tienen la obligación de informar a los pacientes de la mejor manera posible sobre su pronóstico, metas de tratamiento, y las expectativas de beneficio y los efectos secundarios de cualquier plan de tratamiento".
Para los afectados, la planificación de la atención puede resultar muy "compleja", apuntó Sineshaw. Las decisiones implican una complicada interacción entre los médicos, los pacientes y los seres queridos, explicó.
"Aunque hay algunas directrices para hacer que el proceso de toma de decisiones sea más fácil, se necesita un esfuerzo más coordinado para mejorar la calidad de la atención de estos pacientes", planteó.
En el estudio, el equipo de Sineshaw revisó datos de la Base de Datos Nacional del Cáncer de EEUU. sobre pacientes adultos recién diagnosticados con un cáncer avanzado (metastásico) de pulmón, mama, páncreas y/o colon entre 2004 y 2014.
El análisis confirmó que la mayoría (alrededor de un 73 por ciento) no se someten a un tratamiento activo en su último mes de vida.
Pero muchos sí lo hacen, aunque las decisiones varían ampliamente, dependiendo del tipo de cáncer implicado.
Por ejemplo, menos de un 1 por ciento de los pacientes con un cáncer de páncreas avanzado se sometieron a una cirugía, en comparación con más de un 28 por ciento de los pacientes con un cáncer de colon.
Y aunque menos de un 6 por ciento de los pacientes con cáncer de colon terminal eligieron la quimioterapia, un 11 por ciento de los pacientes con cáncer de pulmón y de mama lo hicieron.
De forma similar, poco más de un 1 por ciento de los pacientes con cáncer de páncreas eligieron recibir radioterapia en sus últimas semanas, en comparación con casi un 19 por ciento de los pacientes con cáncer de pulmón (que conformaron alrededor de dos tercios de los pacientes del estudio).
El tratamiento agresivo fue mucho más común entre los pacientes más jóvenes, los que no tenían otras enfermedades crónicas aparte del cáncer, y los que contaban con un seguro privado, apuntó Sineshaw.
Al final, el equipo del estudio concluyó que se necesita más investigación para determinar por qué tantos pacientes reciben un tratamiento inefectivo, y para enterarse de cómo "evitar terapias agresivas, caras e innecesarias" en un futuro.
Schilsky enfatizó que "a veces el tratamiento dirigido al cáncer, en particular la radioterapia, es una parte necesaria e importante del cuidado paliativo, dado que puede aliviar el dolor, la obstrucción o minimizar el sangrado grave de forma efectiva".
Pero reconoció que algunos pacientes quizá no puedan aceptar la orientación de los expertos que desaconsejan el tratamiento cuando no hay evidencias que sugieran un beneficio.
Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 15 de abril de la revista JNCI Cancer Spectrum.