Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 22 de septiembre de 2019
  • Actualizado 19:04

Un medicamento para la diabetes de adultos podría ayudar a niños

Un medicamento para la diabetes de adultos podría ayudar a niños

Un medicamento para la diabetes tipo 2 en adultos también controla los niveles de azúcar en la sangre de los niños y los adolescentes que sufren de la enfermedad, informaron los investigadores a HealthDay News.
La diabetes tipo 2 está en aumento entre los niños y los adolescentes, pero tienen menos opciones de tratamiento que los adultos, señalaron los autores del estudio. Actualmente, los únicos medicamentos aprobados para el tratamiento de los niños y los adolescentes con diabetes tipo 2 son la metformina y la insulina.
Este estudio, liderado por investigadores de la Universidad de Yale, observó cómo el fármaco liraglutida (Victoza) afectaba a los niveles de azúcar en sangre y a la hemoglobina glicosilada (o A1c) en pacientes de 10 a 16 años de edad con diabetes tipo 2 que ya tomaban metformina, con o sin insulina.
La mitad de los pacientes tomaron metformina más liraglutida, y la otra mitad tomaron metformina más un placebo inactivo. Los niveles de azúcar en sangre y de A1c de los participantes se revisaron después de seis meses y de un año.
Entre los que tienen diabetes tipo 2, un nivel de A1c por debajo de un 7 por ciento indica que su diabetes está relativamente bien controlada, anotaron los autores del estudio.
Tras seis meses, los del grupo de la liraglutida tenían unos niveles de azúcar en la sangre significativamente más bajos, y sus niveles de A1c eran 1.1 puntos de porcentaje más bajos que los del grupo del placebo, mostraron los hallazgos.
Tras un año, el grupo de la liraglutida tenía unos niveles de A1c que eran 1.3 puntos de porcentaje más bajos que los del grupo del placebo, que tuvieron un aumento promedio de 0.5 puntos de porcentaje.
Los investigadores encontraron que, después de un año, casi dos tercios del grupo de la liraglutida tenían unos niveles de A1c por debajo del objetivo de un 7 por ciento, en comparación con un tercio de los del grupo del placebo.
El estudio, que aparece en la edición en línea del 28 de abril de la revista New England Journal of Medicine, fue financiado por el fabricante del fármaco, Novo Nordisk.