Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 18 de septiembre de 2019
  • Actualizado 05:40

Fumar cerca de embarazadas puede dañar los corazones de los bebés

Fumar cerca de embarazadas puede dañar los corazones de los bebés

Los futuros papás que exponen a sus parejas embarazadas al humo de segunda mano ponen a sus bebés en riesgo de defectos cardiacos, advierten unos investigadores.
En el nuevo estudio, divulgado por HealthDay News, investigadores de China revisaron 125 estudios que incluyeron a un total de casi 9 millones de futuros padres y a más de 137.000 bebés con defectos cardiacos congénitos.
Todos los tipos de tabaquismo de los padres se vincularon con un aumento en el riesgo de esos defectos congénitos, encontró el análisis. En comparación con ninguna exposición al humo, el aumento en el riesgo fue de un 124 por ciento en las mujeres expuestas al humo de segunda mano durante el embarazo, de un 74 por ciento en los hombres que fumaban, y de un 25 por ciento en las mujeres que fumaban.
"Los papás son una fuente importante de humo de segunda mano para las mujeres embarazadas, lo que parece ser incluso más nocivo para los niños no nacidos que el hecho de que las mujeres mismas fumen", señaló el autor del estudio, Jiabi Qin, de la Universidad Central del Sur en Changsha, China.
"Los futuros papás deben dejar de fumar", planteó Qin en un comunicado de prensa de la Sociedad Europea de Cardiología (European Society of Cardiology).
El riesgo general con todos los tipos de tabaquismo de los padres fue mayor cuando el análisis se restringió a los grupos asiáticos, anotaron los autores del estudio.
La exposición de las mujeres al humo de segunda mano fue peligrosa a lo largo de todo el embarazo, e incluso antes, según el informe. Anquen las que fumaban antes de quedar embarazadas no tuvieron un riesgo añadido, las que fumaban durante el embarazo tenían más probabilidades de dar a luz a un niño con un defecto cardiaco.
Específicamente, fumar durante el embarazo se asoció con un aumento del 27 por ciento en el riesgo de que el recién nacido tuviera un agujero en la pared entre las cámaras superiores del corazón (defecto septal auricular), y un aumento del 43 por ciento en el riesgo de una anomalía en que se bloquea el flujo regular de sangre a través del corazón (obstrucción del tracto de salida del flujo del ventrículo derecho).
Los defectos cardiacos congénitos son la principal causa de mortinatos. Esos defectos congénitos también afectan a ocho de cada 1.000 bebés que nacen en todo el mundo. Aunque los tratamientos han mejorado, los efectos duran toda la vida.
Qin dijo que las mujeres deben dejar de fumar antes de intentar concebir, y que también deben evitar a los fumadores. Las empresas pueden ayudar, garantizando que los lugares de trabajo sean libres de humo.
El estudio aparece en la edición del 24 de marzo de la revista European Journal of Preventive Cardiology.