Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 20 de enero de 2022
  • Actualizado 00:15

El ‘wasipi qhipakuy’ no tiene efecto en la zona Andina durante la pandemia

La recomendación ‘quédate en casa’ es calificada como foránea. La gente prefiere la medicina tradicional. En Tapacarí hubo dos muertos que no se atendieron en centros de salud.

Dos personas realizan rastrillaje en una zona de Tapacarí. Red Tarapacá
Dos personas realizan rastrillaje en una zona de Tapacarí. Red Tapacarí
El ‘wasipi qhipakuy’ no tiene efecto en la zona Andina durante la pandemia

La gente no confía en la medicina científica y recurre a la medicina tradicional para curarse, eso sucedió antes y durante la pandemia. Tiene reparo al hablar del Gobierno central y otras autoridades de diferentes niveles.

Es cuestión cultural, no acepta las recomendaciones ajenas a su comunidad, por tanto, las instrucciones emanadas del personal de salud no fueron escuchadas en la aplicación del protocolo de bioseguridad, por tanto, la frase en quechua “wasipi qhipakuy” (quédate en casa) pareció foráneo, hasta en muchos casos absurdo en comunidades donde los habitantes conviven, pese a estar aleadas unas de otras.

La vivencia en los municipios de la región Andina de Cochabamba tiene similitudes. Arque, Tapacarí, Tacopaya y Bolívar han sentido los efectos de la desigualdad entre el campo y la ciudad.Una reunión de autoridades de Tapacarí trata el tema de pandemia. Anacleto Mollo

En la zona andina de Cochabamba están cuatro de los ocho municipios más pobres del departamento, por encima del 90%, según el Instituto Nacional de Estadística, INE, es decir en Arque 95 de cada 100 son pobres; en Tacopaya, 92.6%; Tapacarí, 94.9%, y Bolívar, 93.4%.

Pese a esta situación el número de infectados es menor en relación a otros municipios de regiones distintas. Hay 32 contagiados y 5 muertos desde el primer caso de COVID-19 en Cochabamba.

En Arque murieron dos personas y en Tapacarí, tres según el registro del Servicio Departamental de Salud, SEDES; sin embargo, el coordinador de la Red 12 Tapacarí, Otler Ballesteros Coca, cuenta el fallecimiento de dos varones adultos mayores que nunca llegaron a ser atendidos por los doctores porque cuando hubo intervención médica ya estaban sin vida, pero se sospecha que tuvieron el virus.

Ballesteros explicó que hay “agua segura, es decir tratada”, pero no potabilizada; además de un elevado grado de desnutrición, tanto que el municipio es parte del programa Desnutrición Cero.

En base a estudios de 2019, Ballesteros señaló que las enfermedades mórbidas están relacionadas con Infecciones Respiraciones Agudas superiores en todos los grupos etarios, pero más en sectores vulnerables como niños y gente adulta; también infecciosas intestinales. La falta de agua potable genera dermatitis, eccemas, infecciones de piel y tejidos subcutáneos, también urticarias.

La COVID-19 ha provocado principalmente neumonías, pero no llegar hasta los pacientes impide definir si las muertos fueron por complicaciones con enfermedades de base.

TAPACARÍ

Es un municipio que cuenta 19 establecimientos de salud, de los que 8 son centros de salud y el resto puestos de salud con solo auxiliares de enfermería.