Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 30 de noviembre de 2020
  • Actualizado 04:12

Valle Bajo: 50% de los fallecidos por COVID-19 tenía enfermedad de base

De cada 100 personas que perdieron la vida por COVID-19, 50 fueron a causa de complicaciones pulmonares, 20 tenían diabetes, 18 hipertensión arterial, 7 obesidad y el resto, otras comorbilidades.

 

Un ataúd con frazadas en el patio en el hospital Benigno Sánchez, en Quillacollo.
Un ataúd con frazadas en el patio en el hospital Benigno Sánchez, en Quillacollo.
Valle Bajo: 50% de los fallecidos por COVID-19 tenía enfermedad de base

Médicos y autoridades en salud del Valle Bajo coinciden en que las enfermedades preestablecidas o de base, como la diabetes, obesidad e hipertensión fueron factores determinantes que agravaron la situación de los pacientes que se contagiaron con el virus SARSCoV-2: el 50%, falleció.

De acuerdo al registro de casos, hasta el 10 de octubre, la Red de Salud del Valle Bajo –que comprende siete municipios y 437.093 habitantes– registró un total de 2.227 casos positivos y 191 decesos.

La responsable de esta Red, Tamara Rioja, explicó que, del total de fallecidos, solo 56 casos, es decir 29.3%, fueron confirmados con COVID-19, el resto (70.7%) quedó como casos sospechosos.

Otro dato que llama la atención, es que, el 66% de los fallecidos fueron varones y 34% mujeres, la mayoría con más de 40 años.

¿Por qué han muerto más hombres? Rioja responde: “Porque en las mujeres el mecanismo de defensa (sistema inmune) es mediante las hormonas; tienen un mayor número que los hombres”.

En los siete municipios del Valle Bajo, hasta el 10 de octubre, se registraron 2.227 casos positivos, y fallecieron 191 personas.

ENFERMEDADES CRÓNICAS

El SARS-CoV-2 es el virus que causa la COVID-19. Ingresa por las vías respiratorias y se instala en los pulmones. En un 20% de los enfermos provoca neumonía y genera un síndrome de dificultad respiratoria, y puede afectar al sistema vascular generando trombosis; ahí es donde causa la muerte.

No obstante, las enfermedades de base como diabetes, hipertensión arterial y obesidad provocaron que muchos pacientes positivos ingresen a un estado crítico y que algunos perdieran la vida, de acuerdo a la explicación de Julio César Orozco, director del hospital Benigno Sánchez, de Quillacollo, el centro de segundo nivel habilitado para tratar a pacientes, sin ser hospital centinela.

Según los datos de la red de salud, del total de los pacientes que fallecieron el 50% fue por complicaciones pulmonares, sin patologías de base, después de recibir tratamiento o porque acudieron al médico tardíamente. El 45% tuvo neumonías que se complicaron por sus enfermedades de base (diabetes, hipertensión y obesidad) y el restante 5% tenía cáncer, asma, tuberculosis, entre otras.

MÁS DIABÉTICOS

“En Quillacollo existe bastante paciente diabético, y eso se debe a la mala alimentación que tenemos los cochabambinos. Durante este tiempo (de emergencia sanitaria) ha llegado una cantidad impresionante de pacientes diabéticos y obesos, lamentablemente una gran parte han fallecido, el aumento del colesterol y la glucosa fue un factor fatal. La diabetes, la obesidad y la hipertensión vienen de la mano, esa combinación es letal”, explicó Alberto Chalco, técnico municipal en salud de Quillacollo.

La diabetes, la obesidad, la hipertensión y la insuficiencia renal son dolencias que aumentan a pasos agigantados principalmente en el Eje Metropolitano de Cochabamba a causa del sedentarismo y la mala alimentación.

CENTRO COVID-19

CALVARIO En el Centro de Salud Integral Villa Urkupiña –habilitado para atender e internar a pacientes COVID-19 de todo el Valle Bajo– estuvieron hospitalizados 170 pacientes, de ellos el 70% presentaba patología de base; nuevamente las más frecuentes, diabetes, hipertensión, obesidad, enfermedades renales, asma y otras, según la directora Mireya Zapata.

El diabético es propenso a las infecciones si no controla su glicemia. La complicación en la salud se debe a que, al utilizar corticoides en pacientes positivos, sobre todo, en los que ingresan a la fase crítica, la insulina no trabaja bien y se dispara el azúcar.

Entonces, estos pacientes fallecen porque no se puede controlar y son más susceptibles a infecciones o neumonías.

“GUSTOS” PELIGROSOS

Efraín Agreda, director del Hospital Municipal de Vinto coincide que la principal causa para adquirir estas enfermedades de base es la mala dieta sumada a factores como el sedentarismo, la falta de actividad física, además de los hereditarios.

Testimonio de un sobreviviente:

“En una noche vi fallecer nueve personas”

“En una sola noche, cuando me atendieron, vi que nueve personas fallecieron en el hospital Benigno Sánchez; siete casi al mismo tiempo y dos después. Fue un momento difícil, porque los familiares de los fallecidos se alborotaron, quisieron ingresar por la fuerza al hospital, los médicos se asustaron y al final hubo forcejeos entre ambos. Me levanté de la cama, salí e intenté apaciguar el conflicto, fue terrible, ese día los muertos estaban embolsados y depositados en los jardines y en el patio del hospital (…)”, relata un periodista de Quillacollo, quien se contagió con el virus, se internó, y fue testigo y víctima de las carencias en el sistema público de salud.

El trabajador de la prensa, quien prefiere no revelar su nombre, tiene otras patologías de base y aun así logró vencer al virus en dos oportunidades. Fue víctima del carente sistema de salud porque tardaron 45 días en entregarle el resultado de su prueba PCR, no hicieron seguimiento a su caso, no le recomendaron ningún tratamiento ni protocolo, por eso, buscó ayuda de médicos amigos que vivían en el exterior.

En las dos oportunidades, se aisló y se realizó, por su cuenta, las pruebas en laboratorios particulares

Tamara Rioja explicó el comportamiento de las familias cochabambinas, de quienes dijjo salen de paseo en domingo, desayunan api con pastel, al mediodía chicharrón, encima chicha y por la noche silpancho. "La mala alimentación crea a obesidad, diabetes y otros.