Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 02 de julio de 2022
  • Actualizado 18:11

El método Sakuma propone perder peso con la postura

La idea, creada por el japonés que le dio su nombre, se centra en reactivar la tonicidad de los músculos de gran porte para favorecer la figura. Lo interesante de esto es que apenas toma cuatro minutos diarios.
El método Sakuma propone perder peso con la postura

El método Sakuma Full Body debe su nombre a su creador japonés y a la perspectiva que aplica en los ejercicios. El inventor es Kenichi Sakuma. La intención es moldear el cuerpo en poco tiempo bajo conceptos de postura corporal.

Sakuma es un entrenador físico reconocido mundialmente. Modelos y famosos lo contratan para tonificar sus cuerpos. Además es propietario de los gimnasios CharmBody, con sedes en grandes ciudades de Japón y Estados Unidos.

Su último libro es éxito en ventas en varios idiomas y se centra en la parte práctica de los ejercicios, explicando cómo deben realizarse y por cuánto tiempo.

Sakuma se ha preguntado por qué algunas personas pueden adelgazar fácilmente y otras no. Y es así en la vida cotidiana. Todos conocemos quienes con poco esfuerzo mantienen su figura y otros que, a pesar de dieta y desgaste físico, no reducen su peso ni tonifican su musculatura.

El método pretende que, con no más de cuatro minutos diarios, las personas con dificultades para reducir de peso lo logren. Del mismo modo, ayuda a tonificar fibras musculares de las regiones más complicadas del cuerpo.

La técnica se centra en la corrección de la postura. Asume que, por regla general, los seres humanos tenemos tendencia a malos hábitos corporales que empleamos a lo largo de nuestro día: para dormir, en el trabajo, cuando caminamos, nos sentamos o hacemos algo parados. Según los fundamentos, los músculos mal empleados afectan todo el contorno corporal.

Si aumentáramos la actividad de los músculos que menos utilizamos (y que están involucrados en la postura) se beneficiarían la figura y el peso. En definitiva, la hipótesis es que aprender a utilizar el cuerpo redunda en más tonificación.

Siguiendo con esta teoría, Sakuma afirma que la grasa disminuye mejorando la postura porque aumenta el metabolismo basal. Los músculos que no empleamos o que quedan en desuso por posturas incorrectas no se tonifican porque reducen su metabolismo. En cambio, cuando las zonas musculares menos utilizadas (abdomen, muslos, gemelos, espalda) se activan, retoman la forma. Esta tonicidad recuperada sería suficiente para que la grasa baje.

Lo mejor del método Sakuma Full Body es el tiempo. El autor propone unos cuatro minutos diarios de recomposición de la postura, de manera constante.

Uno de los ejes del método es el trabajo sobre la postura pélvica. Según las observaciones del entrenador, 8 de cada 10 personas adquieren una mala postura en la zona de la pelvis. Esto quiere decir que la colocan muy hacia adelante (anteversión) o muy hacia atrás (retroversión).

Tanto una como otra situación inactivan músculos fundamentales y grandes. Además, la columna vertebral copia la posición tomando, también, un hábito inadecuado. Esto desemboca en zonas del tronco subutilizadas y otras sobrecargadas.

Como ya explicamos previamente, en la teoría de Sakuma la inactivación muscular disminuye el metabolismo basal y aumenta la acumulación de grasas. Como la pelvis regula grupos musculares de gran porte, el efecto es considerable.

Para lograr una pelvis bien posicionada deberíamos conseguir trazar una línea imaginaria recta que una el cuello, los hombros, la cadera, las rodillas y los tobillos. Si se cumple esa posición, entonces estamos en una postura de parados correcta.