Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 13 de octubre de 2019
  • Actualizado 18:42

LAS PARTÍCULAS DE CARBONO NEGRO SE LIBERAN A DIARIO EN EL AIRE.

Estudio revela que la contaminación atmosférica puede llegar a la placenta

La investigación se llevó a cabo a partir de la observación de 28 embarazadas.
Imagen ilustrativa. Foto: Pixabay
Imagen ilustrativa. Foto: Pixabay
Estudio revela que la contaminación atmosférica puede llegar a la placenta
Un grupo de científicos belgas ha encontrado partículas de carbono negro en el lado fetal de la placenta de mujeres que estuvieron expuestas a la contaminación del aire durante el embarazo, según reveló este martes un estudio publicado en la revista Nature Communications.

La investigación, liderada por el profesor Tim Nawrot de la Universidad Hasselt (Bélgica), se llevó a cabo a partir de la observación de 28 embarazadas de las que se sacaron imágenes de alta resolución.

Los expertos detectaron partículas de carbono negro en las placentas de cinco de estas mujeres que dieron a luz prematuramente y de 23 que lo hicieron habiendo completado el periodo de gestación.

Diez de las madres que estuvieron expuestas a altos niveles de partículas de carbono negro residencial (2,42 microgramos por m3) durante el embarazo tenían niveles más altos de partículas en la placenta que otras diez que habían estado expuestas a niveles de contaminación bajos (0,63 microgramos por m3).

Las partículas de carbono negro se liberan a diario en el aire, en gran parte debido a la combustión de combustibles fósiles y se sabe que tienen efectos perjudiciales sobre el embarazo, ya que se relacionan con los nacimientos prematuros o con el bajo peso de los recién nacidos.

Los científicos destacaron que se necesitan más investigaciones para determinar si la acumulación de partículas de carbono negro en el tejido placentario puede llegar hasta el feto.

Además, añadieron que es indispensable comprender estos riesgos para mejorar la atención de las mujeres embarazadas en áreas especialmente contaminadas.