Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 18 de octubre de 2021
  • Actualizado 17:02

Automedicación con dexametasona puede provocar osteoporosis, gastritis y diabetes

El fármaco no está recomendado para evitar el contagio y su consumo podría causar efectos no favorables.
 
Automedicación con dexametasona puede provocar osteoporosis, gastritis y diabetes

El director del Comité Científico del Hospital del Norte, José Antonio Viruez, aseveró que la dexametasona sólo está recomendada para pacientes que se encuentran en las fases graves del COVID-19.  Además, aclaró que el medicamento no evita el contagio del coronavirus, al contario,  su uso descontroladO  puede derivar en gastritis, osteoporosis  o sufrir una elevación de los niveles de azúcar en la sangre.

“En pacientes con necesidad de ventilador mecánico y pacientes que sean dependientes totalmente de oxígeno, tienen un déficit importante de oxígeno, en ellos es en quienes se recomienda la dexametasona”, indicó Viruez.

Expresó que el fármaco no está recomendado para evitar el contagio y su consumo podría causar efectos no favorables. “Al ser corticoide es inmunosupresor, disminuye las defensas, entonces si una persona toma dexametasol en tabletas lo que va producirse es una inmunosupresión, va hacer que sus defensas disminuyan y puede adquirir cualquier infección”, sostuvo.

La autoridad recomendó a la población no acudir a las farmacias para buscar el medicamento, como fue el caso de la hidroxicloroquina, a fin de automedicarse ya que esto supone efectos secundarios y su consumo no está recomendado para cierto tipo de pacientes, como los diabéticos que pueden sufrir una elevación de los niveles de azúcar en la sangre.

“Cuando una persona se automedica con dexametasona puede correr múltiples riesgos, incluso aumentar una gastritis si la persona tiene una úlcera péptica,  incluso debilidad de los huesos como la osteoporosis (…) produce alteraciones y complicaciones en la salud de una persona que no la necesita “, aclaró.

Según Viruez, a  casi tres días sobre la noticia que avalaba al dexametasona para el tratamiento con pacientes con COVID 19, el fármaco fue usado en personas contagiadas y los resultados hasta la fecha fueron favorables. El tratamiento supone consumir las tabletas bajo supervisión médica, durante 10 días continuos.

Además, añadió que “en el caso de coronavirus para que el organismo no pueda crear esa respuesta inflamatoria tan alta que lastima tanto a los pulmones, el tratamiento con este medicamento está indicado en las formas graves del COVID 19”.

Viruez apoyó esta explicación en un ejemplo con los glóbulos blancos del organismo que trabajan como una defensa, pero algunas veces desconocen al propio cuerpo cuando se padece enfermedades tales como la artritis reumática y da como resultado la inflamación de las articulaciones. La dexametasona  evitaría esa consecuencia en el caso del coronavirus.