Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 16 de octubre de 2021
  • Actualizado 16:08

SAN PETERSBURGO

Diablos Rojos se vuelven de bronce e Inglaterra aumenta su desconsuelo

Bélgica mejoró ayer sus registros históricos en el Mundial y se subió al tercer lugar del podio tras derrotar a la Inglaterra de Harry Kane (2-0), que se fue con las manos vacías. Meunier y Hazard se encargaron de amarrar el “premio consuelo”.
Diablos Rojos se vuelven de bronce e Inglaterra aumenta su desconsuelo



Bélgica, con los goles de Thomas Meunier y Eden Hazard, mejoró su historia en un Campeonato del Mundo y se marchó de Rusia con el tercer puesto en el bolsillo a costa de Inglaterra, que pagó su desmotivación.

El duelo de “los frustrados” lo cierran los Diablos Rojos con una sonrisa. Fueron cuartos en México 1986, en la otra ocasión en la que alcanzaron una semifinal. Francia les arrebató la honra. Ahora, en San Petersburgo, donde padecieron tres días atrás su mayor revés en esta competición, lograron agrandar sus cifras. Fue un premio para esta generación.

Por segunda vez coincidían en Rusia 2018 ambas selecciones. Las dos, sin un objetivo mayor. La anterior, en la fase de grupos, con la clasificación resuelta, para definir puestos. Esta, para salvar el honor. También en aquella ganó Bélgica (1-0).

El DT Roberto Martínez advirtió en la víspera sobre las intenciones belgas. En esta situación, el tercer puesto no es un tema menor. De hecho, nunca Bélgica acabó tan alto en un Mundial. El once por el que optó fue una declaración de intenciones. Solo un cambio: Youri Tielemans en lugar de Marouane Fellaini. Thomas Meunier, ausente en la semifinal por suspensión, regresó al equipo.

Revolucionaria fue la alineación de Gareth Southgate, que introdujo hasta cinco caras nuevas: el central Phil Jones, los centrocampista Eric Dier, Ruben Loftus-Cheek y Fabian Delph; y el carrilero Danny Rose.

Bélgica se hizo con el control desde el principio. Aparentemente más motivada mantuvo el control del juego. Fue suya la primera mitad a pesar de la premura con la que tomó ventaja en el marcador.

Un balón largo de Thibaut Courtois lo encontró Romelu Lukaku. Abrió la acción hacia la izquierda que recorría Nacer Chadli. El centrocampista envió un centro al borde del área pequeña. Ahí se había colocado sin oposición Thomas Meunier, que fusiló a Jordan Pickford. Era el minuto 4 del partido.

No espabiló Inglaterra. El conjunto de Southgate transitaba en campo belga, pero la pelota se perdía antes de que Courtois fuera puesto a prueba.

Kevin de Bruyne pudo hacer el segundo en un tiro ladeado que salvó Pickford como pudo.

Fue Harry Kane el que tuvo cerca el empate. Lo encontró en la frontal Sterling y su tiro se marchó fuera, por el palo derecho de Courtois.

No necesitaba Bélgica apurar más para mantener el control. Los Diablos Rojos subsanaban firmes las acciones a balón parado, estrategia a la que se agarraba su rival. Inglaterra no ponía fe en la presión y el conjunto de Roberto Martínez, que tuvo que quitar a Chadli con una lesión muscular y dar entrada a Thomas Vermaelen, alcanzó los vestuarios sin mayores sobresaltos.

Southgate buscó soluciones en Marcus Rashford y a Jesse Lingard desde el inicio de la segunda parte. Dejó fuera a Danny Rose y a Sterling, el más implicado en el compromiso.

Bélgica pudo sentenciar. Las acciones a la contra comandadas por Hazard y De Bruyne siempre llevaron peligro. Faltó culminar. Eso mantuvo vivo a Inglaterra, que vio el cielo abierto aún casi por inercia.

Era un acoso inglés. Balones aéreos rematados por Kane o Harry Maguire que salían desviados. La conexión De Bruyne y Hazard cerró el partido. El jugador del City asistió a su compañero, que se hizo un hueco y no perdonó.

Kane: No queremos esperar otros 20 años para llegar a unas semifinales

SAN PETERSBURGO/EFE

El capitán inglés Harry Kane aseguró que el encuentro por el tercer puesto, contra Bélgica, mostró que su selección aún tiene margen de mejora.

“El partido ha demostrado que aún hay espacio para mejorar. No somos un artículo acabado. No queremos esperar otros 20 años para llegar a unas semifinales de un gran torneo”.

Kane, que encabeza la relación de goleadores con seis tantos, lamentó no haber marcado desde los octavos de final, contra Colombia.

“Hicimos una buena fase de grupos, anotamos un montón de goles. Obviamente, estoy decepcionado por no marcar en estos últimos encuentros, pero a veces lo logras y otras no. Si gano (la Bota de Oro), estaré orgulloso de ello”, añadió el atacante del Tottenham, quien cuenta con el mismo número de anotaciones que el portugués Cristiano Ronaldo.