Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 15 de abril de 2024
  • Actualizado 22:10

Valeria Bellott prepara segundo libro de investigación de danza

La antropóloga y danzarina comenzó su carrera a los 7 años. Actualmente, con dos décadas de trabajo, produce contenido intelectual. 
Valeria Bellott 
prepara segundo libro de investigación de danza./ CORTESÍA VALERIA BELLOTT
Valeria Bellott prepara segundo libro de investigación de danza./ CORTESÍA VALERIA BELLOTT
Valeria Bellott prepara segundo libro de investigación de danza

Antropóloga y danzarina, nacida en Cochabamba, Valeria Bellott Andia, de 30 años, es una artista e investigadora inquieta por escudriñar y comprender el cuerpo en movimiento, en una situación en concreto: la danza. 

En una entrevista amena, Valeria comenta su recorrido y su progreso en el camino del arte en movimiento. Hace referencia a comprender la danza desde una perspectiva de exploración constante. Es así que la danzarina profesional construye su primera obra, “Rastros”. 

Con una total libertad y fortaleza en su carácter, habla de su búsqueda y cuestionamiento en torno a los parámetros establecidos de la danza. Comenta que la exploración nace de un recorrido y de un mirar cada vez más próximo al movimiento del cuerpo en la danza. 

Como danzarina y antropóloga, Valeria comenta que la danza debe abordarse desde un terreno de análisis, investigación y de teoría. Esta reflexión le permite estudiar, desde la Universidad de Buenos Aires, Argentina, un terreno complejo donde la “virtud y el talento de hacer arte” es cuestionado desde diferentes perspectivas. Teniendo en un primer plano a la consciencia del cuerpo para así estudiarlo no solo anatómicamente sino socialmente, es decir, analizando ese movimiento que es generado en la danza, desde esa espiral de diferentes emociones o sentimientos que son evocados a través de ella. Tomando en cuenta que esa destreza comunica y transmite desde un territorio geográfico. Por esa razón, la autora decide indagar en un entorno más próximo al suyo, el boliviano.

Su dinámico estudio le permitió examinarse antes de la pandemia y durante la misma teniendo como resultado una obra literaria que plasma todo su proceso creativo, con el objetivo de ahondar aún más en su terreno artístico.

Valeria Bellott Andia construyó “Rastros” sobre los fundamentos que recibió desde sus siete años en el colegio Eduardo Laredo. Comenta que su progreso le permitió ver de forma dinámica la formación de una danzarina y así ir señalando aquello que le permite crecer, de lo que no, haciendo énfasis en su pensamiento reflexivo. La academia le ayudó a utilizar diversos métodos para abordar la investigación desde ese hermoso, pero a la vez efímero terreno.

LA DANZA ES EFÍMERA

Tomando en cuenta que la danza es señalada territorialmente por su construcción sociocultural, es necesario estudiarla. Con el objetivo de corregir posturas o miradas que no están, quizás, identificando la distorsión, variación o pérdida de las nociones saludables del cuerpo en concordancia con la mente. Es así que la autora plantea su exploración.

Expresa claramente la necesidad de generar conocimiento actualizado de la danza. Esta debe ser continua, reflexiva y cuidadosa al usar la palabra. En ese camino, Valeria, como toda artista, decidió caminar por el terreno de la enseñanza, razón por la cual inició una investigación con su colega Patricia  Mendoza, denominada “Historia de la danza en Bolivia”, que próximamente será culminada y presentada al público.

La obra literaria académica abordará un territorio histórico y responderá a preguntas como: En Bolivia, ¿qué se enseña de la danza? ¿Cuál es el enfoque teórico? Con el fin de abordarlo desde las palabras para comprender la dirección del cuerpo en    escena.

De igual manera es interesante enfatizar que la investigadora hace referencia a comprender el cuerpo como parte de la memoria colectiva, teniendo en cuenta que ya hay un análisis antropológico, por ejemplo, en la danza autóctona. Abordando así la construcción de la obra artística desde los testimonios en un territorio concreto, desde lo simbólico. 

ANÁLISIS DEL CUERPO

Su obra “Rastros” ya publicada y sus producciones de danza puestas en escena muestran las inquietudes y “puntos de fuga”, de curiosidad y delicadeza que dirigen esa intensión de provocar personalmente y a través de la reflexión social, abordando temas coyunturales en torno al movimiento en escena y el proceso de formación.

“El libro es una invitación a cualquier persona que esté dispuesta a pensar su existencia a tener predisposición para mover el interior y el exterior”.

En un contexto globalizado y convulsivo, es necesario analizar e investigar los terrenos del arte para que estos continúen siendo un territorio de construcción y creación constante, formados para impulsar y provocar reflexión, para contribuir a la sociedad con un aporte más sólido a través de la investigación, ya que estos logran prevalecer como un legado y van creando sinergias artísticas constructivas. Las mismas que van nutriendo y formando el imaginario colectivo de la generación presente como rastro para la futura, esa valorada producción intelectual.