Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 17 de agosto de 2022
  • Actualizado 00:06

Tos luego de la COVID: a qué se debe y qué hacer

Muchas personas experimentan cuadros se tos varios meses después de vencer al coronavirus. Si bien es una secuela habitual, hay que estar alerta para evitar que empeore.

Una tos recurrente puede socavar tu capacidad para trabajar, dejarte con facturas médicas y provocar aislamiento de situaciones sociales. GEO-BORNA
Una tos recurrente puede socavar tu capacidad para trabajar, dejarte con facturas médicas y provocar aislamiento de situaciones sociales. GEO-BORNA
Tos luego de la COVID: a qué se debe y qué hacer

La tos es un síntoma socialmente incómodo, particularmente desde que llegó la pandemia de la COVID-19. El problema es que puede persistir durante semanas o meses después de que la infección por coronavirus haya desaparecido. Alrededor del 2.5% de las personas sigue tosiendo un año después de haberse infectado.

Una tos recurrente puede socavar tu capacidad para trabajar, dejarte con facturas médicas y provocar aislamiento de situaciones sociales para evitar que otros crean que estás propagando la COVID-19. Estos son algunos consejos para entender por qué sucede esto y qué hacer para evitarlo. 

¿QUÉ CAUSA LA TOS CUANDO TE ENFERMAS CON COVID?

No es sorprendente que la COVID provoque tos, porque el virus afecta nuestro tracto respiratorio, desde nuestras fosas nasales hasta nuestros pulmones.

La tos es una de las formas en las que el cuerpo se deshace de irritantes no deseados como virus, polvo o mucosidad. Cuando detecta algo "extraño" en el tracto respiratorio se activa un reflejo para provocar tos tratando de eliminar el irritante.

Lo que sucede es que, aunque este es un mecanismo de protección efectivo, también es la forma en que se propaga el virus de la COVID. Y esta es una de las razones por las que ha viajado de manera tan efectiva y rápida por todo el mundo.

La inflamación es un proceso defensivo que utiliza nuestro sistema inmunitario para combatir el coronavirus. Los tejidos inflamados se hinchan y producen líquido. Esto puede durar mucho tiempo, incluso después de que el virus haya desaparecido.

La tos puede persistir por cualquiera de estas cuatro razones principales:

• Si las vías respiratorias superiores (fisuras nasales y senos paranasales) permanecen inflamadas, el líquido producido gotea por la parte posterior de la garganta provocando un "goteo posnasal". Esto le hace sentir la necesidad de "aclarar la garganta", tragar y/o toser.

• Si los pulmones y las vías respiratorias inferiores están afectados, la tos es la manera que tiene el cuerpo de tratar de eliminar el líquido y la hinchazón que detecta allí. A veces no hay mucho líquido (por lo que la tos es "seca"), pero la inflamación del tejido pulmonar aún provoca tos.

• Las vías neurales pueden estar donde acecha la    inflamación. Esto significa que el sistema nervioso está involucrado, ya sea el central (el cerebro) y/o periférico (nervioso), y la tos no proviene principalmente de los propios tejidos respiratorios.

• Una causa menos común pero más grave puede ser que el tejido pulmonar se cicatrice a causa de la inflamación, una afección denominada "enfermedad pulmonar intersticial". Esto debe ser diagnosticado y manejado por especialistas respiratorios.

Curiosamente, las personas pueden experimentar una variedad de síntomas posteriores a la COVID, incluida la tos, independientemente de si estaban lo suficientemente enfermas como para ser hospitalizadas.

Algunos pacientes aseguran que no se sintieron particularmente mal durante su infección, pero la tos posinfecciosa los está volviendo locos.

¿CUÁNDO DEBERÍAS HACERTE UNA REVISIÓN?

Debemos tener cuidado de no etiquetar la tos como algo simple posterior a la COVID y prestar atención cuando se convierte en una tos crónica. Es importante tener en cuenta cuándo es una infección bacteriana secundaria. Estos son los signos:

• Un cambio en el tipo de tos (sonidos diferentes, más frecuentes)

• Cambio en el esputo/flema (aumento del volumen, presencia de sangre)

• Desarrollar nuevos síntomas como fiebre, dolor de pecho, palpitaciones o empeoramiento de la disnea.

Otras enfermedades potencialmente graves pueden causar tos crónica, como insuficiencia cardíaca y cáncer de pulmón, por lo que, si tiene alguna duda sobre la causa de su tos, hágase un chequeo.

¿QUÉ REMEDIOS PROBADOS AYUDAN?

Si la tos se debe principalmente al goteo posnasal, es aconsejable chupar pastillas, enjuagues salinos, aerosoles nasales y dormir bocarriba.

Algunas personas pueden desarrollar hipersensibilidad a la tos, donde el umbral del reflejo se ha reducido, por lo que la tos se desencadena con mucho menos. Es una respuesta común a los resfriados y nuestros cuerpos pueden tardar un tiempo en "restablecerse" a un estado menos sensible. 

Si una garganta seca o con cosquillas desencadena el reflejo de la tos, las soluciones incluyen sorbos de agua lentamente, comer o beber miel y respirar pausadamente por la nariz. Al respirar lentamente, el aire que golpea la parte posterior de la garganta se calienta y se humedece al pasar primero por las cavidades nasales. Por lo tanto, es menos probable que se desencadene el reflejo de la tos y, con el tiempo, la hipersensibilidad debería estabilizarse.

Si la causa se origina en una inflamación en los pulmones, los ejercicios de respiración controlada y la inhalación de vapor (en una ducha caliente o mediante un vaporizador) pueden ayudar.

La mucosidad espesa también se puede volver más acuosa al inhalar solución salina a través de un dispositivo llamado nebulizador, que convierte el líquido en vapor y lo administra directamente a la mucosidad acumulada en los pulmones. Esto hace que sea más fácil despejar la tos.

LOS ANTIBIÓTICOS NO AYUDAN

Algunos países tienen pautas que sugieren el uso de antibióticos para tratar la COVID. Sin embargo, médicos aseguran que, a menos que haya una infección bacteriana secundaria, no son apropiados y pueden contribuir al desarrollo de resistencia a los antibióticos.

La tos posterior al coronavirus puede durar semanas, ser debilitante y tener una variedad de causas. La mayoría de las formas de manejarlo son simples, baratas y se pueden hacer sin necesidad de intervención médica.