Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 05 de diciembre de 2021
  • Actualizado 16:59

“Tik Tok tic”, el trastorno adolescente que creció en pandemia

Son conductas repetitivas que aumentaron entre los menores durante la emergencia sanitaria. Cuándo los parpadeos, carraspeos y muecas son para preocuparse.

“Tik Tok tic”,   el trastorno adolescente que creció en pandemia. GETTY
“Tik Tok tic”, el trastorno adolescente que creció en pandemia. GETTY
“Tik Tok tic”, el trastorno adolescente que creció en pandemia

Que niños y adolescentes incrementaron el tiempo frente a dispositivos y pantallas durante la pandemia por COVID-19 no es noticia. 

Tal vez entre los más pequeños es más fácil supervisar los juegos o contenidos que consumen. Sin embargo, en los  adolescentes esa tarea se dificulta más para los padres, al punto en que los especialistas ya hablan de “una pandemia dentro de una pandemia” para referirse al hecho de que desde el inicio de la emergencia sanitaria por el coronavirus cada vez más menores acuden al médico debido a parpadeos y carraspeos repetitivos, sonidos involuntarios, muecas, movimientos espasmódicos de la cabeza y de otras partes del cuerpo.

Investigadores de la Sociedad Internacional de Parkinson y Trastornos del Movimiento realizaron una evaluación cuantitativa de los tics de Tik Tok, así como un análisis descriptivo de cada creador de contenido y compararon la fenomenología de los “tics de TikTok” con los trastornos típicos de los tics.

Los especialistas revisaron videos con las palabras clave “tic”, “Tourette” o “tourettes” para identificar a los creadores de contenido. A diferencia del predominio de los movimientos faciales en los tics típicos, los movimientos de los brazos fueron los más frecuentes. El promedio de tics por minuto fue de 29, y casi todos los registrados en TikTok fueron severos. El estudio incluyó mayoritariamente a mujeres. 

“Los tics de Tik Tok son distintos de los que se ven típicamente en pacientes con síndrome de Tourette, aunque comparten muchas características con los tics funcionales. Creemos que este es un ejemplo de enfermedad sociogénica masiva, que involucra comportamientos, emociones o condiciones que se propagan espontáneamente a través de un grupo”, indica la publicación.

Según un artículo publicado en The Wall Street Journal, los especialistas notaron que los adolescentes visitan los consultorios médicos con tics físicos, muchos de los cuales podrían estar relacionados con Tik Tok. De hecho, las jóvenes que informaron de los tics recientemente habían visto videos en la plataforma que mostraban a personas con síndrome de Tourette.

Las adolescentes tendrían “movimientos espasmódicos físicos y arrebatos verbales”, que se consideraban raros entre los jóvenes. “Y así los médicos empezaron a sumar dos y dos y se dieron cuenta de que los tics que mostraban estas chicas en sus consultorios no solo eran similares entre sí, sino muy similares a los tics que mostraban las personas en Tik Tok”, explica parte del artículo.

El Tourette se caracteriza por mostrarse por primera vez entre los cuatro y seis años. Estos síntomas en general desaparecen casi por completo al cabo de pocos meses, para agravarse luego nuevamente entre los diez y los doce.

Y es que la red social más usada por niños y adolescentes en todo el mundo está plagada de videos de otros adolescentes mostrando sus tics, a menudo bajo el hashtag “Tourette” o “síndrome de Tourette”. “En Tik Tok se da un fenómeno de retroalimentación. Hay influencers jóvenes muy seguidas por niñas que suben videos haciendo los mencionados movimientos o sonidos. El hashtag ‘tourette’ acumula 5.000 millones de visualizaciones. Son videos que proporcionan a los usuarios ganancia de atención por padecer lo que confunden con síndrome de Tourette, aunque no lo sea. Y luego sucede que quienes los ven, otros adolescentes, se ponen a imitarlo”, asegura Darío Ortigoza, especialista en trastornos del movimiento, en Barcelona.

Sin embargo, no todos los expertos están de acuerdo con esta idea. Para muchos otros, la pandemia generó estrés y ansiedad entre las personas y es posible que el creciente número de chicas con tics no esté asociado con videos de Tik Tok, sino con una mayor ansiedad. “Cualquier persona que experimente tics debe ser considerada para un tratamiento serio. No es una solución fácil y es un problema que la comunidad médica y las familias deben tomar en serio”, aconseja Davide Martino, neurólogo de la Universidad de Calgary en Canadá.