Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 15 de abril de 2021
  • Actualizado 03:54

Tiempo de reinas, ellas estarán al mando de las cortes reales

En dos o tres décadas  estas princesas ocuparán  el mando de la monarquía europea.  TWITTER-VANITY
En dos o tres décadas estas princesas ocuparán el mando de la monarquía europea. TWITTER-VANITY
Tiempo de reinas, ellas estarán al mando de las cortes reales

Un grupo de jóvenes herederas de distintos países, dentro de algunos años se convertirán en reinas. Asimismo, el entrenamiento que hoy reciben sobre historia y protocolo es intenso y, en algunos casos, muy criticado porque da la impresión de que aún son muy pequeñas para recibir tantas responsabilidades.

¿De quiénes se trata? Amalia de Holanda, Élisabeth de Bélgica, Ingrid de Noruega, Leonor de España, Estelle de Suecia y Amalia Gabriela de Luxemburgo, seis niñas descendientes de monarcas y príncipes herederos (y de madres o padres plebeyos casados por amor como Máxima de Holanda, Matilde de Bélgica, Mette-Marit de Noruega, Letizia de España y Daniel Westling de Suecia), que serán coronadas dentro de dos o tres décadas, cuando sus padres dejen sus tronos. Y en ese momento histórico las mujeres serán quienes lleven la ‘batuta’ en las cortes europeas.

EL PRECIO DE CONVERTIRSE EN REINAS

No estamos lejos de ver cómo algunos pequeños royals, como Christian de Dinamarca, descendiente de los príncipes herederos Federico y Mary Donaldson; el príncipe George de Cambridge, hijo de Kate y William, y Jacques de Mónaco (cuyos padres son los príncipes Alberto y Charlène), reinarán rodeados de países amigos que tendrán a la cabeza a estas chicas.

Lo curioso es que aunque entre las madres de los próximos sucesores y sucesoras exis-te una amistad genuina, como es el caso de Letizia Ortiz, Máxima Zorreguieta y Mary Donaldson (tres plebeyas que no dudaron en dejar atrás sus carreras profesionales al enamorarse de sus príncipes), ninguna de las  princesitas podría enamorarse y casarse con alguno de los ya mencionados, si es que no quieren renunciar a sus propios tronos. No cabe duda de que el mundo de la realeza es como una gran telenovela llena de drama.

Estas futuras monarcas protagonizarán las portadas de las revistas del corazón,  tomando el lugar de legendarias royals. Lo más interesante, sin duda, es que han nacido en un ambiente muy distinto, más mo-derno y liberal, el cual poco tiene que ver con el de sus padres y abuelos. Así, en sus manos estará el legado de la monarquía y algunas reescribirán la historia. Es el caso de Élisabeth de Bélgica y Leonor de España, quienes podrían convertirse en las primeras reinas de sus naciones, ya que la ley sálica (aún vigente y que destina el poder solo a los varones) con seguridad, habrá llegado a su fin.

PERFIL DE LAS FUTURAS SOBERANAS

- Leonor de Borbón, princesa de Asturias

Nacida el 31 de octubre 2005 (12 años), es muy parecida en lo físico a los Borbones. Su nombre, célebre durante la Edad Media, hace honor a las antiguas reinas de España, Francia e Inglaterra. 

Todos especulan sobre su futuro y cómo será una vez que se convierta en reina; quizá sea tan independiente, moderna y librepensadora como un día lo fue su madre. O tal vez más conservadora, pues lo cierto es que Letizia Ortiz parece haber cambiado mucho desde la boda y hoy día es fiel seguidora del protocolo real.

Algo seguro es que su nacimiento ha garantizado la sucesión monárquica y la pequeña (igual que su hermana menor, la infanta Sofía) es queridísima por todos.

- Élisabeth Thérèse Marie de Bélgica

Nació el 25 de octubre de 2001, tiene 16 años y es sucesora de uno de los reinados más antiguos de Europa. Sus padres, los reyes Felipe y Matilde, quienes encabezan el imperio de una Bélgica moderna, eligieron su nombre inspirados en la bisabuela de Felipe, una mujer muy admirada por la corte y el pueblo.

Ahora, Élisabeth Thérèse Marie tiene la encomienda de dirigir un país un tanto tranquilo y sin sobresaltos ¿Seguirá el camino trazado por el matrimonio de sus progenitores? ¿Estará dispuesta a casarse solo por amor? El tiempo y su corazón lo dirán.

- Amalia de Holanda

Llamada en realidad Catharina-Amalia Beatrix Carmen Victoria, el día que nació (7 de diciembre del 2003) colmó de alegría a sus padres, Guillermo de Holanda y la argentina Máxima Zorreguieta, ahora reyes de Holanda y ejemplo de amor y felicidad.

¿El motivo detrás de tantos nombres? Catharina-Amalia son motes de reinas, mientras que Beatrix se eligió para honrar a la madre del príncipe, la exreina Beatrix; y Carmen proviene de María del Carmen, madre de Máxima.

¿Y por qué Victoria? Su padre lo seleccionó porque significa triunfo. Estaba en lo cierto, tan pronto vino al mundo, heredó un montón de títulos y ahora ocupa una posición estratégica en la familia real holandesa, una de las más ricas del planeta. Y es princesa de los Países Bajos y de Orange-Nassau.

- Ingrid Alexandra de Noruega

Es la primogénita del príncipe heredero Haakon y la antes muy controvertida princesa Mette-Marit. Y aunque en Noruega la corona es simbólica y se vive demo-craticamente, el pueblo está encantado con toda esta sangre nueva y no le importa para nada que Ingrid (hija de una plebeya con un pasado poco aristocrático) un día se convierta en soberana. 

El nombre de Ingrid, además de ser representativo de la realeza local, celebra a la abuela de Mette-Marit.

- Estelle de Suecia

La futura reina Victoria, duquesa de Västergötland, trajo al mundo a otra futura monarca el 23 de febrero de 2012, la  princesa Estelle, primogénita de su feliz matrimonio con el plebeyo Daniel Westling, ahora duque de Västergötland. Estelle, duquesa de Östergötland y una niña muy graciosa, es la locura de esa corte que fue muy fría y estricta históricamente.

- Amalia Gabriela María Teresa de Nassau

Ella sería la sucesora del reino de Luxemburgo y es que los príncipes herederos Guillermo y Stéphanie, por el momento, no tienen hijos. Nacida el 15 de junio 2014, e hija del príncipe Félix y Claire Lademacher, se convertiría en la tercera en el orden de sucesión a la corona. 

Al desaparecer los grandes duques Henri (quien en la actualidad asume la función de jefe de Estado) y María Teresa, el trono pasaría de su tío, el príncipe heredero Guillermo, a su padre, el príncipe Félix, y después a ella.