Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 22 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:02

LECTURAS SUTILES

La tercera A la salud de los muertos

Ivi Paz Kirchheimer  Psicoanalista  Buenos  Aires - Argentina
Ivi Paz Kirchheimer Psicoanalista Buenos Aires - Argentina
La tercera A la salud de los muertos

En noviembre del 2020 fallece Diego Armando Maradona, ídolo máximo para los argentinos y personas de distintas partes del mundo, por haber traído la Copa del Mundo de México del ‘86. Su muerte trajo dolor y desazón, pero también la ilusión de que no se fue sin dejarnos a un Messi. La ilusión y fe entera de un pueblo de que Messi, como Maradona, traería la Copa del Mundo de Catar en 2022.

Tras la alegría de ganar la Copa América en el Maracaná, primer título obtenido por Lionel Messi con la Selección Argentina, consagración que alcanza luego de la partida de Maradona, es que la ilusión y la esperanza se renueva y de ello surge la canción más emblemática del mundial “Muchachos”, donde no dejan de hacer presente a sus muertos: “Y al Diego desde el cielo lo podemos ver, con don Diego y con la Tota, alentándolo a Lionel”. Diversos periodistas de distintas partes del mundo manifestaron la energía y fuerza que se vivió en el estadio Lusail, con estos cantos y gritos de los argentinos convocando a sus muertos. Como bien plantea Vinciane Despret en el libro “A la salud de los muertos”, donde lo que ella trata de plasmar y desglosar es la manera en la que los muertos entran en la vida de los vivos, y cómo estos los hacen actuar, dándole lugar a una investigación minuciosa de los distintos relatos de cómo cada cual lleva adelante su duelo.

Y tal vez en nuestra cultura haya una idea idealizada de cómo debe ser el duelo, y no sea más que recordar y evocar a los que no están para con ello poder hacer otra cosa, como lo hizo Messi, y la Scaloneta –apodada la selección argentina de esta manera por su entrenador técnico Lionel Scaloni–.Cuando hablamos de recordar, no quiere decir caer meramente en la memoria, sino que tiene que ver con la elaboración, con la creación, es una forma de poder transformar el duelo. ¿Acaso el seleccionado argentino en su juego no hizo otra cosa que crear, armar, reinventarse durante todo el Mundial? Un acto de belleza.

Que a un deporte tan hermoso lo hayan hecho aún más hermoso, mostrando en él arte. Como decía Borges, hay dos palabras que hacen que los argentinos sean reconocidos en todo el mundo: tango y gaucho. Con la llegada del Diego y Lionel, podríamos decir que también fútbol, y que, además, si no fuera poco, la Scaloneta se ponga a bailar un tango en la cancha en una final del mundo.

En el libro de los periodistas Alejandro Wall y Gastón Edul, llamado “La Tercera” –debido a que Argentina consiguió su tercera estrella–, realizan un recorrido de cómo los campeones ganaron la Copa del Mundo. No dejan de incluir la pérdida del exfutbolista Maradona, y de hacer hincapié de que los jugadores se encontraban en duelo, y que esta fue la manera en que lo elaboraron. Y aquí radica la diferencia con la melancolía, si la melancolía es inhibición y detención de la libido por la pérdida del objeto amoroso, el duelo es poder hacer algo con ello y crear otra cosa, como la Scaloneta.

NOTA: Cualquier consulta con Claudia Méndez del Carpio, responsable de la columna, al (+591) 62620609. 

Visítenos en nuestra página de Facebook como Lecturas Sutiles.